Introducción

Pongamos un ejemplo para que se pueda entender mejor de qué va a tratar este curso:

"Pablo recoge a sus hijos del colegio y van juntos a comer a casa. Desde que recoge a su hijo Iván, son innumerables las veces que da órdenes e Iván las desobedece. Por ejemplo, le pide a Iván que recoja sus juguetes, que deje su plato en el fregadero, que se lave las manos o que se cepille los dientes. A ninguna de estas peticiones responde adecuadamente, y solo le obedece si su padre le grita o amenaza."

 

Los problemas de conducta son formas inadecuadas de comportamiento, es decir el comportamiento no es el esperado en el momento que se realiza y tampoco el adecuado a la edad del menor.

En el ejemplo podemos ver claramente una muestra de desobediencia, es una conducta muy común en niños con problemas de comportamiento. Es una de las quejas más habituales en padres, en algunos casos es el único problema que presentan los menores, o en casos más graves, este problema aparece acompañado de otros sobre los que hablaremos más adelante.

Los problemas de conducta cada vez se dan más, son muchos los padres que dan quejas de la convivencia en casa con sus hijos. Como hemos comentado antes hay diferentes niveles de problemas de conductas. El nivel más grave y afortunadamente menos habitual es el maltrato de hijos a padres. De este último tipo hay datos que nos revelan la gravedad de cómo está evolucionando este problema actualmente. Las denuncias por agresiones de hijos a padres se han multiplicado por cuatro en estos cinco años. En 2012 se contabilizaron 4936 casos en la Fiscalía de Menores. No es una violencia exclusiva de familias con bajo nivel económico o sin estudios. En el 60 por ciento de los casos, al menos uno de los progenitores es licenciado universitario.

Es un fenómeno que se reproduce en muchos países del Primer Mundo. Un tercio de las 85.000 llamadas recibidas en una línea telefónica británica de ayuda están relacionadas con casos de violencia de hijos a padres, sobre todo a madres. Un estudio de la Universidad de Oxford confirma que el 87 por ciento de las víctimas son madres.

Aunque los datos son alarmantes, es un problema que se puede combatir, y la herramienta más eficaz es dar recursos a los propios padres, dar conocimientos de las medidas educativas que se pueden tomar hacia las conductas inadecuadas de los hijos y las medidas erróneas que por desconocimiento toman los padres.

 

En este curso podremos ver lección a lección algunas de las herramientas prácticas para abordar los problemas de conductas de los hijos en el entorno  familiar.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame