Estimulación de las capacidades funcionales. AIVD

Al tratarse de tareas más elaboradas y que requieren un mayor nivel de planificación, memoria y movilidad, las actividades instrumentales serán las primeras en sufrir el deterioro producido por la demencia. Para trabajarlas e intentar que el paciente se implique en ellas todo el tiempo que sea capaz, se debe tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Preparación de la comida:

Siempre que a la persona le sea posible, se la debe involucrar en la planificación del menú, teniendo en cuenta sus gustos, y en la preparación de la comida, reuniendo los ingredientes y desempeñando tareas sencillas bajo supervisión.

Madre con demencia cocinando con sus hijas.

 

  • Administración del hogar:

Obviamente el papel que la persona enferma va a desempeñar en esta labor va a depender directamente de cuánto se haya ocupado de este tipo de tareas a lo largo de su vida. Sin embargo, se le pueden encomendar actividades sencillas y sin peligro, que puedan resultar beneficiosas como ejercicios de movilidad o para aumentar la autoestima del paciente, al sentirse útil.

En mayor o menor medida, las personas con demencia suelen poder participar de algún modo en estas tareas hasta bien entrada la enfermedad. Eso sí, se deben evitar tareas que entrañen mayor riesgo como la plancha, y deben ser supervisadas.

  • Administración económica:

La tarea más sencilla para que la persona con Alzheimer pueda involucrarse suele ser la planificación de la lista de la comprar. Además, es importante que acompañe a quien realice las compras para que mantenga la relación con su medio y pueda practicar el manejo del dinero y operaciones matemáticas simples.

Si la persona aún maneja una pequeña cantidad de dinero por sí misma y lleva a cabo pequeñas compras, esto la hará sentir capaz y estimulará su mente durante bastante tiempo.

Mujer mayor acompaña a su cuidadora a realizar las compras diarias

 

  • Cuidados de la salud:

Aunque se supervisen actos como la toma de medicamentos o las revisiones médicas, se debe tener en cuenta al paciente, y no dar por hecho que desconoce o ha olvidado estos actos. Antes de imponerle nada, es mejor hablar con él y preguntar acerca de lo que se debe hacer. Sólo en el caso de que se equivoque y esto pueda entrañar riesgo para él se le debe corregir o recordarle la verdad.

Se debe restringir en todo caso el acceso a cualquier tipo de medicación que pueda consumir sin supervisión.

Por último, aunque dependerá de lo que el personal médico prescriba, es importante que la persona con demencia acuda regularmente a revisiones médicas, pues este tipo de enfermedades degenerativas provocan que el estado y las necesidades del paciente varíen a lo largo del tiempo.

  • Utilización de medios de transporte:

La principal recomendación sobre este aspecto es acompañar al paciente en todos sus desplazamientos e ir comentando con él los lugares y las personas que se observan, así como medidas de seguridad necesarias o las reglas de circulación. De este modo se mantiene su atención y se fomenta su memoria a través de la conversación.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame