Introducción (VI). Qué es demencia senil y qué no lo es. Deterioro cognitivo leve

La pérdida normal de memoria que se produce en una persona mayor sana no empeora mucho con el tiempo.

La pérdida de memoria que tiene una persona que está iniciando una demencia senil sí empeora con el paso del tiempo, meses o años próximos.

Vamos a ver ejemplos de esta pérdida de memoria que no podemos considerar como normales:

  •  Olvidar las cosas con mucha más frecuencia que antes.
  •  Olvidar cómo hacer cosas que ha hecho antes muchas veces. Por ejemplo: no recordar qué hacer con la receta que le acaba de dar el médico.
  •  Olvidar para qué ha ido a un sitio, y esto le sucede en muchas ocasiones (no solo de vez en cuando, pues esto nos ocurre a todos, sobre todo cuando estamos estresados).
  •  Tener dificultad para aprender cosas nuevas y que sean sencillas de realizar para una persona sin demencia.
  •  Tener dificultad para hacer elecciones entre distintas cosas o posibilidades o, por ejemplo, para manejar el dinero.
  •  Repetir frases o historias en la misma conversación (no es anormal si, por ejemplo, lo vuelve a decir horas más tarde o en otra conversación distinta, aunque se lo repita a las mismas personas ).
  •  No acordarse de lo que ha hecho durante ese día, qué comió o qué desayunó o qué ha hecho esa mañana.

 

¿QUÉ ES EL DETERIORO COGNITIVO LEVE?

Es el periodo de tiempo que pasa entre que se producen los olvidos que tiene un anciano normal y los que tiene un anciano con demencia senil. O sea, entre que el paciente tiene despistes normales y entre que tiene despistes de consideración y que ya nos indican que el paciente está enfermo.

De estos pacientes con deterioro cognitivo leve, algunos acabarán por tener demencia senil y otros no.

Lo que realmente define el deterioro cognitivo leve es que, en este, los problemas de pensamiento y de memoria no interfieren con las actividades de la vida diaria (o sea, pueden hacer su vida normal sin problemas). De hecho, con frecuencia ni ellos mismos se dan cuenta del olvido. Si llegan a tener demencia senil, más tarde, los despistes sí supondrán un serio problema en su vida.

 

Otros síntomas típicos de deterioro cognitivo leve:

  • Dificultad para realizar más de una tarea a la vez.
  • Dificultad para resolver problemas nuevos y tomar decisiones.
  • Olvidar hechos o conversaciones que se acaban de producir.
  • Tardar más tiempo en llevar a cabo actividades mentales un poco más difíciles.

 

Hoy en día se recomienda no derivar a médicos especialistas (neurólogos) a pacientes que presentan deterioro cognitivo leve o demencia secundaria a causas que se pueden tratar. En principio, estas enfermedades deben ser llevadas por los profesionales de los centros de salud. También deben ser tratados por estos profesionales los enfermos con demencia senil muy evolucionada y con otras enfermedades graves, además de la demencia senil.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

julio yañez gonzalez-irun

Medicina de familia.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame