Introducción (III). Tipos de demencia senil

Como ya hemos dicho antes, las demencias seniles se dividen en primarias y secundarias.

Las demencias primarias son mucho más frecuentes.

Las demencias secundarias son solo entre el 5-10 por ciento del total de casos de demencia.

 

1) DEMENCIAS SENILES PRIMARIAS O DEGENERATIVAS.

A) ENFERMEDAD DE ALZHEIMER.

Supone alrededor del 70 por ciento del total de los casos de demencia senil en la actualidad. O sea, la enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de demencia senil.

Parece tener su origen en un depósito anormal de proteínas en las neuronas del cerebro que hace que éstas no funcionen bien. El depósito de proteínas se inicia en las zonas que controlan la memoria y luego se va extendiendo por todo el cerebro.

Como ya hemos dicho, muy raramente la enfermedad de Alzheimer es de origen genético (son las llamadas formas precoces y aparecen en pacientes más jóvenes).

Por lo general se inicia como pérdida de memoria e incapacidad para retener nueva información. Es un anciano que repite las mismas cosas constantemente y en la misma conversación.

Después se van añadiendo alteraciones del lenguaje, razonamiento, orientación, etc.

El paciente pierde autonomía de forma progresiva; en un principio necesita supervisión para realizar las actividades más complejas (bañarse, vestirse…), pero poco a poco, va a necesitar ayuda hasta para hacer las cosas más sencillas (comer, desplazarse…).

La mayoría tiene además síntomas psiquiátricos, como por ejemplo, indiferencia, incapacidad para controlar las emociones, cambios en el apetito, depresión, apatía… Normalmente estas alteraciones son más evidentes en estadíos avanzados de la enfermedad, pero pueden ir apareciendo progresivamente ya desde el principio.

En las fases más avanzadas de la enfermedad de Alzheimer podemos ir viendo: agitación severa, agresividad, alucinaciones y delirios, deambulación errática (sin ir a ningún sitio en concreto)…

La fase final de esta patología suele ser la incapacidad y dependencia absoluta para todas las actividades de la vida diaria; el enfermo presenta una inmovilización continua en cama, desconexión total de su entorno sin reconocer ni relacionarse con nadie, incontinencia de esfínteres… Todo esto, lógicamente, si el enfermo no ha fallecido antes por alguna de las múltiples complicaciones posibles de la enfermedad y que veremos en breve.

 

B) DEMENCIA VASCULAR.

Representa alrededor del 10 por ciento del total de los casos de demencia senil.

Lo más frecuente es que se produzca por múltiples accidentes cerebrovasculares (son como pequeños infartos del cerebro; o sea, zonas de muerte de las neuronas cerebrales). Se origina por obstrucción de las arterias o vasos sanguíneos que llevan sangre al cerebro, con lo que al no recibir sangre ni oxígeno las neuronas mueren).

La diabetes, la hipertensión arterial, el exceso de colesterol, las arritmias cardiacas y otras muchas enfermedades pueden hacer que se produzca este trastorno.

Esta patología, además de presentar los síntomas habituales de la demencia, puede originar “empeoramientos en escalera”: alternan fases de agravamiento de los síntomas con otras de estabilidad, hasta que se produce un nuevo accidente cerebrovascular y, por tanto, nuevo empeoramiento.

 

C) DEMENCIA MIXTA.

Representa el 15 por ciento de las causas de demencia, o sea, en realidad es la segunda causa de demencia senil actualmente.

Hablamos de demencia mixta cuando aparecen al mismo tiempo la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular (esta última con sus típicos empeoramientos en escalera).

 

D) DEMENCIA Y ENFERMEDAD DE PARKINSON.

Alrededor del 50 por ciento de los pacientes con enfermedad de Parkinson acabarán por tener demencia senil. La enfermedad de Parkinson es una trastorno neurológico que afecta al movimiento entre otras muchas cosas y que puede originar anomalías de la percepción visual (alucinaciones, ilusiones), alteración de la toma de decisiones y otros muchos síntomas. En el Parkinson se conserva la memoria hasta el final, a no ser que se añada demencia, con lo que ésta sí se afectará.

 

E) DEMENCIA FRONTO-TEMPORAL.

Se produce por deterioro de las neuronas de los lóbulos frontal y temporal del cerebro y se caracteriza por el desarrollo de conductas sociales inapropiadas y la pérdida de lenguaje; o sea, este trastorno suele empezar como alteración de la conducta y el comportamiento (agresividad, desinhibición, sexualidad anormal, apatía, falta de higiene...). Algo más tarde aparecen los trastornos propios de la demencia como las anomalías de la memoria, orientación...

 

F) DEMENCIA POR CUERPOS DE LEWY.

Predominan los síntomas parecidos a los de la enfermedad de Parkinson.

Además existen otros síntomas, como alteración del nivel de conciencia (hay ratos en que están despiertos y otros en que están más dormidos). Presentan con frecuencia alucinaciones visuales de personas o animales.

 

 

2) DEMENCIAS SENILES SECUNDARIAS.

Se producen por lesiones ocupantes de espacio en el cerebro, como tumores o derrames cerebrales, la llamada hidrocefalia normotensiva...

También se dan por infecciones como la sífilis o el sida.

Por alteraciones metabólicas como la falta de hormonas tiroideas (hipotiroidismo), el exceso de calcio en la sangre, el sobreexceso de azúcar en sangre  (diabetes), la falta de vitaminas (como la carencia de vitamina B12 o la de vitamina B1)...

Por intoxicaciones prolongadas por metales pesados como el plomo o por la ingesta prolongada y continua de alcohol o, por ejemplo, por fármacos como los antiinflamatorios o los beta-bloqueantes tomados durante muchos años...

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

julio yañez gonzalez-irun

Medicina de familia.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame