Comprende tu ataque de pánico: ¿qué te está pasando?

Si lo has sufrido, hasta ahora has vivido el pánico y la agorafobia como algo inevitable e imprevisible. Es el momento de que empieces a ordenar y comprender los distintos ingredientes.

El pánico, como cualquier conducta humana, tiene tres elementos interrelacionados:

  •  El pensamiento. Pensamientos e imágenes que aparecen en tu mente en ese momento. Tienen en común, la absoluta certeza de que algo terrible va a ocurrir irremediablemente. Estás convencido de que algo catastrófico de tipo físico o mental va a sucederte. Son pensamientos automáticos o involuntarios, aparecen sin que desees tenerlos voluntariamente.
  • Las emociones o sensaciones físicas. Sensaciones físicas que notas durante el ataque. Cada persona tiene un patrón de activación fisiológico personal e incluso, en diferentes ataques, puedes notar variaciones tanto en el tipo como en  intensidad.
  • La conducta voluntaria/motora. Lo que hacemos voluntariamente durante la crisis. El objetivo es buscar seguridad y  reducir el pánico. Cada persona busca unas estrategias: conductas de escape, ya que la persona "escapa" de la situación o del malestar haciendo algo voluntariamente. A la vez que el problema crece y el miedo aumenta, aparte de las conductas de escape,  desarrollas lo que se llaman conductas de evitación que consisten en no afrontar las situaciones o actividades, que  crees que te van a provocar la crisis de pánico, bien porque lo sufriste en ocasiones parecidas, o porque temes que te pueda suceder allí.
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Mayte Salas Alvarez

PSICÓLOGA

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame