Factores externos que influyen en el amor

Existen diversos factores que influyen en la concepción que si tiene sobre el amor, y sobre el comportamiento que debemos mantener a la hora de experimentar esta emoción compleja. Como los siguientes:

  1. La literatura

            Se debe destacar que el concepto de amor romántico nace de la diferente literatura al respecto, que durante años ha sido la única disciplina que se ha encargado de analizar (de una forma literaria y muy poco científica) este concepto        

            Se debe tener en cuenta que la primera vez que desde alguna disciplina se encargan de describir el amor es a través de la literatura, nos debemos remontar a la Antigua Grecia a través del cuento de Eros y Psiquis (Paz, 1993). Pero podemos decir que no se trata de un concepto de amor romántico, puesto que más bien en toda la literatura Griega se habla de amor de una forma dolorosa, como un sentimiento imperfecto que en muchas ocasiones sólo lleva a la desgracia. Simplemente debemos pensar en “Afrodita” diosa del amor y de la belleza, el mito cuenta que a pesar de ser la dueña del “amor” estaba casada con “Hefesto” uno de los dioses más feos y amorfos que existía en el Olimpo (hijo bastardo de Era) a pesar de esto, eran innumerables los escarceos amorosos que la diosa tenía, sobre todo con Ares (dios de la “guerra”).

  1. El cine

            Vivimos en una sociedad en la cual las nuevas tecnologías se han apoderado de todas las esferas de nuestra vida, comenzaron a proliferar a finales del siglo XX y en este siglo XXI han entrado con gran fuerza convirtiéndose como vitales y necesarias para la autorrealización de la propia persona.

            Una de estas nuevas tecnologías, “el cine”, se ha convertido en una fórmula incluso mágica podríamos decir para el esparcimiento de las personas después de una jornada de trabajo. Es una de las tecnologías más antiguas y a menudo ha sido y es utilizada para marcar cánones de comportamiento (Mendiz, 2010), que se ven reflejados en la forma de actuar de las personas. Con la aparición del cine géneros como la literatura han pasado a un segundo plano, siendo el cine junto con la televisión la forma de ocio más consumida, si atendemos al último estudio del Instituto Nacional de Estadística sobre el ocio del año 2008. En este estudio se hace un análisis sobre las diferentes formas de ocio más consumidas en España (dinero invertido en ellas, situación de las nuevas tecnologías, medias de consumo comparado con el resto de países europeos…), y dejando como conclusión principal que: “el cine es la actividad cultural preferida”.

            Uno de los géneros que con más fuerza y estabilidad ha funcionado a lo largo de los años en el cine ha sido la comedia romántica (Echar, 2009). Ya incluso desde la niñez estamos acostumbrados a ver películas de ese “gran genio” (podrían decir algunos) que podemos llamar Walt Disney, en cuyas películas su idea central es el amor romántico de un hermoso príncipe hacia una hermosa princesa. Ya desde pequeños vamos creciendo con películas románticas, que sin darnos cuenta irán marcando lo que esperamos buscar y encontrar del amor. A medida que los años van pasando no dejamos de lado este cine, puesto que vamos pasando poco a poco a ver comedias románticas de adolescentes (cómo Recién Casados o una Cenicienta Moderna), seguimos con comedias románticas de adultos (cómo Sucedió en Manhattan) para finalmente terminar con los que muchos consideran la culminación del amor romántico en la senectud, con el Diario de Noa.

            Como comenté con anterioridad el amor romántico proliferó (incluso podemos decir que fue creado) por la literatura, hasta que el cine desbancó a este género. Con la aparición del cine, la literatura quedo apartada dando paso a un género cenestésico llamado la “comedia romántica”, en el cual se intenta plasmar ese ideal de amor romántico descrito con anterioridad. Por lo cual en este apartado se detectarán los distintos mitos que este género se resaltan, de dónde pueden haber surgido los mismos y en qué películas podemos observarlos.

            La palabra mito viene de la palabra griega “mythos” cuyo significado es relato o cuento, que son creados ya en la Antigua Grecia. Estos mitos en Grecia solían estar centrados en los problemas que los distintos dioses del Olimpo habían tenido a lo largo de su vida y las consecuencias de sus decisiones, con el fin de esto penetrarán en la mente de las personas consiguiendo que siguieran un determinado comportamiento. Eran creencias se incrustaban en la ideología de la gente, creyéndolos como ciertos y verdaderos.

            Hoy en día se sabe que los mitos no son ciertos, aunque en ciertas ocasiones siguen funcionando y tratando de marcar ciertos cánones de comportamiento a pesar de su falsa identidad, los mitos románticos son mitos culturales de la sociedad y arquetipos del amor (Caro, 2008). El cine sigue proliferando muchos mitos y algunos de ellos como los nombrados a continuación en torno al amor romántico, siguen creyéndose en “cierta medida” como ciertos, por lo que resulta necesario en este estudio describirlos y analizarlos.

            Los distintos mitos que a través de las comedias románticas se observan podemos resumirlos en (Sanpedro, 2005; Bosch, 2007; Moral y Sirvent, 2008; Proyecto de Investigación Detecta: “Sexismo y Violencia de Género en la juventud andaluza e impacto en su exposición a menores”, 2011):

-“Polos opuestos se atraen”

-“Se debe sufrir por amor”

-“Siempre tenemos una media naranja”

-“La mujer debe ser la conquistada”

-“El gran gesto”

-“La cultura de la provengas no importa”

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Glenda Cuetos González

Licenciada en Psicología y doctoranda en Psicología y Educación

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame