¿Cómo dar malas noticias a preadolescentes? (13-16 años)

Para dar una mala noticia a un preadolescente, es necesario, como en todos los casos, no dar tanto ruedo sobre la situación e ir directo a lo que se tenga que decir. Es importante que tome en cuenta que nada de lo que pase es su culpa, pues en esta edad es muy frecuente que el preadolescente se culpe sobre cualquier situación (si faltó comunicación con la víctima, si no fueron a "x" lugar, si hubiera hablado antes, etc).

Al momento que se da la noticia es destacable que participe en los eventos fúnebres y se tome en cuenta sus decisiones pues el dolor de una pérdida es el mismo que el de los demás. 

Muy importante recordar el NO pedir que no llore, pues son momentos vulnerables en los que es necesario llorar para no querer desahogarse de otra forma. Es muy importante que si usted da la mala noticia y desea llorar mientras la da, lo haga, pues es un error el querer evitar el llanto pues aquellos que lo rodean pueda que también lo deseen y lo eviten por temor al qué dirán o al ver que nadie llora no lo haga ninguno. Esto es para todas las edades. 

Cuando un preadolescente se ve afectado por la noticia, es muy común que quiera tener comunicación con grupos de su misma edad, hay que tomar en cuenta esto y dejarlo quizá llamar algunos colegas para acompañarlo en el momento de crisis. Al igual que los niños, quizá una de las forma de distracción es saliendo o tocando algún instrumento musical, de igual forma, una actividad artística, sin embargo hay que estar pendientes, pues estos momentos de vulnerabilidad son cuando están más propensos a caer en algún vicio. 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Erick Reyes Zepeda

Lic. en Psicología

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame