Fuentes escritas

Es muy común que no siempre nuestras fuentes sean declaraciones directas, sino informaciones que viene por otras vías (notas de prensa, otros medios, informes, etc.).

También en estos casos debemos citar las fuentes de donde sacamos nuestras informaciones en todo momento, ya que no se trata de una información original nuestra.

 

En la reproducción de la información se debe señalar, pues, de dónde la hemos sacado.

Imaginemos que recibimos un correo interno de nuestra empresa donde nos dicen los siguiente:

 

Fuentes escritas

 

En el caso en que seamos las personas encargadas de publicar el boletín mensual de esta misma empresa, y de que queramos realizar una información con lo más destacado de esta comunicación remitida desde dirección, debemos decir en todo momento que la información que destacamos proviene de una comunicación interna de la empresa (la fuente).

Podríamos hacerlo de la siguiente manera:

Fuentes escritas

 

Lo mismo ocurre cuando la información de la que extraemos la investigación proviene de un informe, un estudio

En estos casos suele comenzarse diciendo “según un estudio…”, “según un informe de…”.

Igualmente, las partes literales escogidas se pondrán entre comillas.

 

 

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Mar Gallego Espejito

Licenciada en Periodismo | Máster en Género, Identidad y Ciudadanía

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame