El orden de redacción. Primero el cuerpo

Antes de seguir avanzando hagamos una recopilación de lo visto hasta ahora.

En primer lugar, hemos visibilizado los diferentes elementos que entran en juego en una información periodística, llegando a la conclusión de que no todo es texto y de que todos los elementos (paralingüísticos  y no lingüísticos) deben estar en la cabeza en todo momento de la elaboración de la misma.

Así, nuestro consejo es que tengamos claro y bien visibilizado el espacio con el que contamos para nuestra publicación, y que tengamos en cuenta qué otros elementos (aparte del cuerpo) van a acompañar a la información (titulares, gráficos).

 

En segundo lugar, hemos aprendido que, antes de redactar, debemos tener todos los datos que vamos a utilizar en nuestra cabeza (datos previos, notas, declaraciones que hemos obtenido, etc.).

A la hora de redactar, cada uno de los datos que se empleen deben ser referenciados citando la fuente o fuentes que nos han servido para la consecución de la información.

Hemos dado además algunas claves del llamado “estilo informativo”, como el uso de la concisión, la claridad y de una redacción teniendo presente la técnica de “la pirámide invertida”.

 

Ahora bien, consideramos oportuno hacernos la siguiente pregunta: ante una información que tiene diferentes elementos (titular, entradilla, destacados, etc.), ¿cuál es la primera información que debo elaborar?.

En este curso, el orden del redacción de las diferentes partes de la información lo haremos de la siguiente forma:

  • En primer lugar (y como ya hemos apuntado) redactar el cuerpo de la información, que es el lugar donde se ofrece una información completa de la misma. Incluimos aquí el lead de la misma.
  • En segundo lugar, pasar a evaluar los otros elementos lingüísticos que acompañarán al cuerpo (paralingüísticos) como los destacados o los despieces (que explicaremos más adelante).
  • En tercer lugar, dejaremos la redacción del titular (otro elemento paralingüístico) para el final, ya que es mucho más fácil realizarlo después de tener la información bien ordenada en nuestra cabeza.

 

Independientemente del género que abordemos, procuraremos redactar primero cuerpo, después los elementos que lo acompañan y, finalmente, el titular.

 

A continuación procederemos por fin a ver el género periodístico por antonomasia: la noticia.

Mar Gallego Espejito

Licenciada en Periodismo | Máster en Género, Identidad y Ciudadanía

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame