Voluntariado como expresión de ciudadanía y participación

La acción de voluntariado permite a las personas estar en contacto con la realidad que pretenden transformar, y se desarrolla en el ámbito de las relaciones entre personas. Por lo tanto, el voluntariado surge con la sociedad y evoluciona a la par que ella. 

Se considera que la acción de voluntariado es un claro ejemplo de ejercicio de la ciudadanía y participación, porque ello supone la implicación de la persona tanto en la detección y denuncia de los problemas o necesidades como en la aportación de posibles soluciones. Como ya se ha dicho anteriormente, esta acción de voluntariado debe ser continuada y ser una forma de participación organizada que nace de los/as ciudadanos/as que, movidos por la solidaridad y el altruismo, se comprometen libremente a sumar acciones en favor de la justicia social.

El voluntariado se entiende como un instrumento de unión de la sociedad porque da vida a los valores de solidaridad, justicia y humanidad.

Representa la conciencia crítica de la sociedad, ya que actúa y denuncia las injusticias sociales y las exclusiones, haciendo ver al resto de la sociedad que todos/as los/as individuos/as tenemos potencialidades y capacidades, que somos sujetos de los mismos derechos y que nadie está libre de encontrarse en situaciones de exclusión social.

Participación ciudadana

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Laura Cristina Del Pino García

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Derecho y Máster en Cooperación Internacional para el Desarrollo

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame