Análisis de la realidad

Esta sería la primera fase en las etapas para crear un proyecto.

Como ya hemos explicado, primeramente nos tendríamos que informar sobre la comunidad a la que destinaríamos la acción. Posteriormente, tendríamos que detectar las necesidades que podrían interesar a esta población y así determinaríamos el tipo de acción que queremos desarrollar.

Deberíamos examinar los recursos que nos ofrecen en el área específica de la acción, así como las distintas asociaciones que pueden colaborar futuramente con nuestro proyecto.

Pero cuando hablamos de analizar la realidad debemos analizarla interior y exteriormente, es decir, partiendo de lo que tenemos y examinando lo que nos ofrecen para poder analizarlo todo desde distintas perspectivas.

 

Según Cembrano, Bustelos y Montesinos (1989) deberíamos de analizar la realidad desde distintos puntos:

  • Situar el proyecto: debemos ubicarlo en un área en el que podamos especificar donde se desarrollará el proyecto, e indicando tanto sus antecedentes históricos como la características de la población que lo compone.
  • Reconocimiento de las exigencias: una vez que hemos analizado la realidad, surgirán posibles problemas que aparecen en la sociedad y que nosotros promoviendo un grupo social podemos resolver. Para ello tendríamos que analizar lo que ya existe y lo que debería existir, analizando las posibilidades y sobre todo priorizando lo necesario.
  • Definir la problemática: una vez analizados los problemas que puedan existir o surgir, necesitaríamos priorizar las necesidades identificando el problema claramente hasta encontrar una respuesta elocuente. Para ello deberemos examinar el problema desde sus raíces, en el contexto en que se origina y las opiniones de las personas involucradas.
  • Apreciación de la realidad: se basa en saber los pensamientos de las personas sobre la problemática existente, desde un punto de vista de comunidad y aportando afirmaciones que deberíamos debatir en grupo.
  • Descripción y apreciación: se basa en cuestionarnos el por qué de la realidad que existe, a la vez que se analiza la problemática para averiguar el origen y realizar un informe de ésta.
  • Elección de la mejor solución: en este punto estableceríamos lo que esperamos encontrar a la vez que se diseñarían las actividades y objetivos que se perseguirán futuramente dentro del grupo.
  • Ajustes: una vez analizados los puntos anteriores, pasaríamos a la configuración del proyecto según la realidad que hayamos encontrado.

7970

Conoce al autor

Alicia Madueño Cermeño

Diplomada en Magisterio, especializada en Lengua Extranjera y Educación Especial. Monitora de Animación Sociocultural.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame