Redacción y corrección de pruebas escritas y exámenes

En los cursos terciarios o universitarios, existe una variedad de procedimientos de evaluación con componentes teóricos y prácticos para que el/la estudiante presente una contribución original al conocimiento, como por ejemplo: tareas de investigación, presentaciones orales o escritas de resolución de casos, redacción de monografías con o sin defensa oral, disertaciones, trabajos de búsqueda on-line, etc.

En general, la aprobación de los cursos requiere la realización de trabajos durante el curso, presentaciones, participación en trabajos prácticos y una investigación original e inédita.

Desde el punto de vista docente, al diseñar una prueba o examen es conveniente tener en cuenta las siguientes sugerencias:

  • después de cada clase, anotar preguntas que hayan surgido y que puedan ser de utilidad para incluir en una futura prueba,
  • informar a los/as estudiantes cómo será la prueba. Es muy útil indicar el número de ítems, secciones, etc., los puntos o nota asignados a cada parte y el tiempo sugerido para cada pregunta,
  • indicar también si se puede tener apuntes, calculadora, libros, etc., durante la prueba,
  • es importante tener siempre en cuenta que los conceptos del curso se tienen que evaluar de la misma forma como se practicaron en clase,
  • explicar cómo se debe proceder para obtener el máximo puntaje y sugerir formas de estudio, y
  • asegurarse que no hay ambigüedad en la redacción de la prueba.

 

ASIGNACIÓN DE TEMAS DE EXAMEN

Se sugiere tener en cuenta lo siguiente:

  • Asignar temas específicos que requieran investigación, que enfaticen el pensamiento y análisis y que sean un desafío, pero no algo que resulte una carga pesada para el/la estudiante.
  • Cambiar los temas, al inicio de un nuevo curso, para evitar que alguien pueda utilizar el material y recursos de quien hizo el curso anteriormente.
  • Ofrecer pautas sobre cómo investigar y escribir un trabajo monográfico, informando a los/as estudiantes lo que se espera del trabajo y cómo tiene que proceder para su redacción y presentación, y
  • estipular claramente las fechas, condiciones y formato de la entrega del trabajo. 

 

EXÁMENES CON OPINIÓN ESCRITA DE TEMAS o CASOS

Este tipo de exámenes permite evaluar la habilidad de organizar, integrar e interpretar material relevante y expresarlo en vocabulario pertinente y redacción personal.

La preparación para este tipo de examen, implica un enfoque  en temas amplios, conceptos generales y en la asociación y relación de los distintos temas, más que en detalles específicos, por parte de los/as estudiantes.

El docente, a través de estos exámenes, tiene la posibilidad de evaluar el progreso de cada estudiante, la calidad de su forma de pensar, la profundidad de su entendimiento, y las dificultades que pueda tener con respecto a la interpretación de ciertos temas.

El problema de ese tipo de examen radica en la subjetividad e inconsistencias que puedan surgir durante la corrección por parte de los/as docentes.

 

CALIFICACIÓN DE PRUEBAS y EXÁMENES

SUGERENCIAS PARA EVALUACIÓN Y CALIFICACIÓN

Se sugieren las siguientes pautas de actuación docente:

  • leer el examen sin conocer el nombre del estudiante, a fin de evitar un sesgo en la calificación debido a la percepción y conocimiento previo que tiene el/la docente de cada estudiante. Algunos/as docentes prefieren que se entregue el trabajo con un número o un pseudónimo, que se incluye en un sobre aparte. Otra variante es pedir a los/as estudiantes que escriban su nombre en la última página del examen.
  • Antes de calificar una prueba o examen, leer superficialmente el resto de las pruebas o exámenes, para tener una idea del nivel general de la prueba y el alcance del tipo de respuestas. Elegir ejemplos de exámenes e identificarlos como excelente, bueno, aprobado y no aprobado. Este sistema sirve como recordatorio del criterio utilizado en la calificación y asegurar un proceder más imparcial durante el periodo de tiempo que se esté calificando los trabajos.
  • Al calificar un grupo de exámenes, proceder por pregunta, y no corregir todas las preguntas de un mismo estudiante. Es decir, corregir la pregunta 1 en todos/as los/as estudiantes, y pasar a la 2. Conviene mezclar los exámenes, una vez terminada la corrección de una pregunta. 
  • Para mantener la concentración, conviene leer un número de exámenes y descansar (cada 10 exámenes, por ejemplo)
  • Se sugiere escribir la calificación del examen en la última página, para asegurar la privacidad, en el caso de entrega en clase,  ante otros/as estudiantes.

 

PORCENTAJES PARA CALIFICACIÓN DE PRUEBAS, EXÁMENES y CURSOS

Los trabajos escritos de nivel terciario o universitario se califican en una escala de 0-100, donde el 80% o más se considera Excelente, y por debajo del 50% un no aprobado.

El curso se evalúa considerando un 50% del trabajo realizado en el curso, incluyendo el porcentaje de participación en clase o a distancia, y el restante 50% corresponde al examen final, con un porcentaje mínimo de aprobación total del curso del 50%.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Hugo Valanzano Falero

Docente universitario. Licenciado en Biblioteconomía. Docente de Inglés Técnico. Postgrado en docencia universitaria.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame