Presentaciones orales ante una audiencia (3)

PRESENTACIONES ORALES CON DIAPOSITIVAS

En una presentación oral  es necesario crear un ambiente, atraer al público, hacer que los asistentes se sientan interesados en el tema. A veces incluimos diversos recursos audiovisuales, como una canción, un comentario en audio, un vídeo, una lámina, un elemento visual preparado especialmente, etc.

Sin importar el recurso que vayas a utilizar, recuerda siempre que el protagonista es quien está haciendo la presentación, los recursos son medios auxiliares en la exposición. Por lo tanto, no bases la mayor parte de la presentación en recursos audiovisuales. 

El recurso más común y utilizado es, tal vez, la proyección de diapositivas en una pantalla,  referidas al tema que estamos presentando.

El uso de PowerPoint o programas similares, por ejemplo,  resulta más eficaz con comentarios que amplían e interpretan lo que se proyecta en la pantalla, en lugar de repetir en voz alta lo que se está proyectando.

La proyección de diapositivas, una tras otra,  no es una presentación y menos cuando se lee el texto proyectado a la audiencia, porque resultará aburrida. Es importante que las diapositivas sean un apoyo de la presentación y para lograrlo, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • La cantidad de diapositivas. No conviene que sean más de 15, sin importar el tema tratado, y esto se refiere a la capacidad o el tiempo de atención de una persona. Se pueden considerar 4 o 5 cada diez minutos.
  •  No incluir mucho texto en una diapositiva. NO más de 10 palabras y NO leer la presentación proyectada en la pantalla. Lo ideal es presentar títulos e ideas claves y explicarlas oralmente. El público está allí para escuchar TU presentación, no para leer desde una proyección en una pantalla.
    Además, mientras tú lees de la pantalla, el resto de los asistentes ya terminó de leer el mismo texto, bastante antes que tú lo hagas. 

En una presentación bien planeada se presenta una diapositiva nueva, se deja a los asistentes unos segundos para leer el texto y asimilarlo y, a continuación, siguen las observaciones que amplían lo que aparece en la pantalla.

 

PREPARACIÓN DE LA PRESENTACIÓN CON DIAPOSITIVAS

1. Esquema inicial. Preparar una o dos diapositivas iniciales que muestren un esquema de lo que se va a decir, utilizando los puntos principales. Esto resulta muy útil porque le estamos dando a la audiencia un mapa, una ruta de lo que vamos a presentar.

2. Desarrollo. No se necesita una diapositiva para cada aspecto de lo que se va a decir. Conviene preparar las diapositivas con palabras claves y frases cortas únicamente. NO incluir mucho texto. Hay que evitar que la audiencia se distraiga leyendo lo que dice una diapositiva, en lugar de escuchar lo que la persona a cargo de la presentación tiene para decir.  

3. Final. El cierre tiene que ser impactante, porque la audiencia quedará con esa última impresión. Puede ser una frase, una imagen, un vídeo, etc., o una diapositiva que resuma lo presentado. Al final, se puede proyectar una diapositiva con un signo de interrogación, para invitar a la audiencia a formular preguntas, por ejemplo.

 

IMPORTANTE EN LA PREPARACIÓN DE DIAPOSITIVAS

TEXTO e IMÁGENES

El texto debe ser simple y legible a gran distancia, cuidando que los bordes no se proyecten fuera de la pantalla y que no haya faltas de ortografía.

La información escrita en una diapositiva, como se explicó anteriormente, debe incluir únicamente los puntos principales o palabras clave, evitando largas oraciones. Mientras más texto haya en una diapositiva, mayor posibilidad de perder la atención del público.

En presentaciones proyectadas en una pantalla, se sugiere el uso de fuentes sans serif, porque se leen mejor en la distancia. Tipos sans serif corresponden a Arial, Arial Unicode MS, Verdana, Helvética, Tahoma, Tunga, Trebuchet, Comic Sans MS y Century Gothic.

El tamaño de las letras no debe ser menor a 16. Puede usarse un tamaño 36 para títulos, y 28 para subtítulos, por ejemplo. No utilizar cursiva porque es incómodo de leer en la proyección. El texto totalmente  en mayúsculas es difícil de leer. Usar mayúsculas para destacar un título o subtítulo.

Si se puede leer la diapositiva claramente a 2 metros de distancia de la pantalla del monitor de tu ordenador o computadora, entonces se verá bien al proyectarse con un proyector en una sala.

Recuerda siempre que NO se trata de poner cualquier imagen en una presentación. Una mala imagen puede ser peor que ninguna, por lo que es necesario seleccionar y preparar las imágenes a presentar.

 

COLOR

Azul oscuro es un color que generalmente resulta adecuado como fondo. El color del texto debe contrastar con el fondo para facilitar su lectura. Las siguientes combinaciones funcionan bien: blanco sobre negro, violeta sobre amarillo, verde sobre rojo y blanco o amarillo sobre fondo azul.

Es conveniente utilizar colores fuertes (negrita) para palabras importantes o claves.

 

ANIMACIONES

PowerPoint y programas similares permiten agregar animaciones durante la presentación para hacerlas más dinámicas y atractivas. Sin embargo, demasiadas animaciones en una presentación provocan distracción en el público.  Se recomienda NO usar mucha animación, y si se usa que sea siempre la misma.

   

PRESENTACIONES CON DIAPOSITIVAS - SUGERENCIAS POR ETAPAS

ANTES DE LA PRESENTACIÓN

  • Una vez preparada la presentación, adaptar el texto oral que acompañará a las diapositivas y calcular el tiempo. No conviene memorizar el texto, es muy importante saber bien lo que se va a decir y presentarlo como si se tratara de un cuento que se relata a la audiencia.
  • El texto proyectado debe ser una guía para quien realiza la presentación, más que un mensaje para quien está en la audiencia.

DURANTE LA PRESENTACIÓN

Recordemos lo que presentamos en una lección anterior: cuando nos disponemos a escuchar a alguien, el esquema a tener en cuenta es muy sencillo:

  • Que me digan claramente qué se va a presentar.
  • Que desarrollen, eso que me dijeron que me van a presentar.
  • Que me resuman lo que han desarrollado.
  • Hablar con un tono de voz claro y proyectando la voz hacia el fondo de la sala. Hacer pausas entre diapositivas para que la audiencia asimile lo que está viendo y escuchando. Repetir la información importante.
  • Lenguaje corporal. Usar gestos naturales, no mover demasiado las manos y mantener la mirada a ambos lados de la sala y al centro, durante la exposición.
  • Nunca dar la espalda al público.

Puntero señalador. El uso de un puntero láser suele no ser buena idea. En la mayoría de los casos distrae a los asistentes. Y, en casos más extremos, amplifica el temblor de la mano de quien lo usa y lo vuelve evidente para todos. El láser no es recomendable.

  • Entre una diapositiva y otra, a veces, es conveniente sacar la proyección de la pantalla para aclarar algo sin distraer la atención. En PowerPoint, presionando la letra B, la imagen proyectada desaparece. Esto es muy útil si se origina un debate o surgen preguntas. La proyección desaparece para evitar que el público se distraiga con la imagen proyectada. Luego, al presionar cualquier tecla, el programa retoma la exposición desde donde la había dejado.

Este procedimiento de sacar la proyección de la pantalla, no sólo puede suponer un descanso visual para los asistentes, sino que también puede constituir una táctica eficaz para concentrar la atención en un intercambio más oral entre los asistentes, como una discusión en grupo o una sesión de preguntas y respuestas.

CIERRE DE LA PRESENTACIÓN

  • Es conveniente cerrar la presentación con un resumen de lo presentado y evitar incluir información nueva en el cierre.
  • Si está en los planes distribuir fotocopias o algo impreso sobre el tema de la presentación, conviene hacerlo al final y no durante la presentación.

Recuerda siempre que el recurso que utilices no debe robar protagonismo a quien hace la presentación, Tú eres el punto principal de la presentación. 

 

¿Qué les gusta y qué no les gusta a quienes te van a escuchar?

Sin importar si la audiencia es un grupo de clase integrado por compañeros y compañeras que tienen tu misma edad y conocimientos, o un grupo de familiares o docentes invitados a escuchar lo que vas a decir, hay ciertos puntos muy importantes a tener en cuenta con respecto a lo que generalmente esas personas pensarán de alguien que hará una presentación oral.

Hablar en público significa establecer una comunicación con las personas en la cual se transmite la información que se presenta y las emociones de la persona que habla.

Al público le gusta ver en la persona que está realizando la presentación, un rostro amable, una sonrisa, una actitud humilde y si no ve algo así, se produce un sentimiento de rechazo. Al público le gusta ver una persona normal, que habla con naturalidad y mira a los asistentes.

Como ocurre en muchos casos, gran parte de los integrantes de la audiencia, por ejemplo, tus compañeros y compañeras, están allí obligados a asistir, obligados a escucharte, porque es parte del curso al que asisten.

Tal vez, muchos de ellos tiene poco interés o ninguno en el tema que vas a presentar, por lo tanto hay que tener esto muy en cuenta durante la preparación de la presentación.

Seguramente ya habrás asistido a alguna presentación en clase, o tú has presentado un tema en clase. En tu opinión, ¿qué recuerdas que estuvo muy bien y qué recuerdas que estuvo muy mal?

Por ejemplo, un compañero habló con un tono de voz tan bajo que tú, al final de una fila, no captaste todo lo que se dijo. Una compañera, leyendo un texto que había preparado, miraba al docente todo el tiempo y sentiste que, poco a poco, te ibas desconectando de la actividad.

Dos o tres compañeros, prepararon unos esquemas y diagramas sobre una cartulina, pero el tamaño de los dibujos permitía que únicamente los que estaban sentados en las primeras filas, entendieran lo que se presentaba. O la vez que dos compañeras presentaron un tema, aprendido de memoria, y te parecieron dos robots que hablaban sin parar hasta el punto final.

También recordarás el momento en que un/a compañero/a, se presentó nervioso/a frente al grupo y hablando pausadamente, en un tono de voz perfecto y mirando a la audiencia durante su intervención, presentó un tema con información tan interesante que captó tu atención hasta el final.

Estos ejemplos, de situaciones muy frecuentes en presentaciones orales en clases de cualquier nivel, son muestras de lo que NO gusta a la audiencia y lo que SÍ gusta,  y hay que tenerlo en cuenta en la preparación de una presentación.

Muchos pensamos que quienes van a escuchar nuestra presentación esperan algo perfecto y presentado como un profesional, pero no es así. A veces creemos que vamos a captar la total atención de todos los asistentes y tampoco es así.

Sin importar lo buena o excelente que haya sido la presentación, a alguien no le va a gustar la persona que habla o el tema presentado. Es parte de la naturaleza humana ser así.

En un grupo de personas siempre habrá diversidad de opiniones, reacciones positivas y negativas, desinterés, etc.  Algunos estarán cansados porque durmieron poco, otros están deseando que termine la actividad para irse. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que no tiene sentido creer o intentar que todos los integrantes del público sigan con máxima atención lo que uno diga o les interese muchísimo lo que se presenta.

Lo más importante en una presentación oral es darle a la audiencia algo de valor.  Si al final de tu presentación, los que te escucharon, sean compañeros de clase, docentes o familiares, se quedan con la idea de haber aprendido algo valioso y diferente, considerarán que tu presentación fue un éxito.

Y, algo más, no importa si te equivocaste en alguna parte, o no hubo claridad en otra, al público no le importará, siempre que le hayas dado algo novedoso, valioso y actualizado.

La palabra clave en la preparación de una presentación oral es: DAR, no RECIBIR.

El propósito de una presentación oral no es recibir algo de la audiencia (aprobación, una buena nota, aplausos, la felicitación de un docente, etc.), sino DARLES algo útil.

Y para darles algo útil es fundamental preparar el tema buscando información actualizada y diferente a lo que la audiencia conoce.

Preparar una presentación oral de un tema a un grupo integrado por compañeros y compañeras de clase, tiene una gran ventaja, tú sabes muy bien lo que ellos saben y el nivel de conocimiento que tienen sobre el tema, porque es el mismo nivel que TÚ tienes.

Sabiendo esto, es mucho más fácil seleccionar material diferente, actualizado y fuera de lo común, para que la audiencia valore lo que estás presentando como un aporte significativo y puedas impresionar positivamente a tu grupo y a tus docentes.

Otro detalle importante a tener en cuenta en estas consideraciones previas es que la persona que hace una presentación oral, sabe exactamente los puntos que incluye su exposición, los preparó, los va a desarrollar durante su intervención.

La persona que presenta sabe lo que se propone, conoce los puntos que vendrán, uno tras otro. Sin embargo, no ocurre lo mismo con quienes lo escuchan. El público no tiene esa información, no sabe cómo vas a desarrollar tu presentación.

Es muy importante organizar el contenido de la información de manera lógica y ordenada, para que los oyentes recuerden lo que vas a presentar con más facilidad. Como hemos insistido anteriormente: la audiencia NO se toma el trabajo de organizar la información que presentamos, tenemos que organizarla nosotros para la audiencia.

Si los datos que se ofrecen en una presentación son complicados o confusos, los asistentes  preferirán desconectarse o distraerse y pensarán que tu presentación ha sido complicada y confusa. Los oyentes considerarán que la presentación es buena, o muy buena, si se les facilita la tarea.

Recuerda: La audiencia no se encarga de organizar los temas por nosotros, tenemos que organizarlos para la audiencia.  
Para lograr esto:

Las presentaciones se preparan de una forma y se presentan de otra.

La audiencia, en la gran mayoría de sus integrantes, siente el mismo miedo que tú a hablar en público y conoce muy bien el riesgo de pasar vergüenza o fracasar al pasar adelante.

Tus compañeros y compañeras, exceptuando a algunos, se identifican contigo, admiran tu valor y están contigo, sin importar lo que ocurra en el desarrollo de la presentación.

Tal vez un error, un tartamudeo, un quedarse en blanco por unos segundos puede significar muchísimo para ti, pero no será tan importante para la audiencia. Al final de la presentación, tus compañeros y compañeras serán más flexibles que lo que tú te imaginas, especialmente si en tu presentación les diste información valiosa y relevante.

Recuerda lo que leíste en la lección anterior: Lo que uno siente, durante una presentación,  no es lo que la gente que te escucha,  ve y siente

 

PRESENTACIONES ORALES

OPINIONES DOCENTES

Para finalizar este tema de las presentaciones orales, que es muy importante porque en más de una oportunidad te pedirán que prepares alguna individualmente o en grupo, compartiremos dos observaciones de muchos docentes en lo relacionado con este tema.

Hay dos consideraciones principales que los profesores y profesoras observan en los estudiantes de cualquier nivel con respecto a la preparación y presentación oral de temas ante una audiencia:

1. Los/as estudiantes generalmente subestiman el tiempo de preparación necesario para lograr una buena presentación oral.

¿Qué significa esto?

Que muchos/as estudiantes creen que armar o preparar una presentación es sacar información de los apuntes, “cortar y pegar” de Internet y por lo tanto, en una tarde queda preparado el texto. Lo imprimo y lo leo frente al grupo.

Si has leído con atención las lecciones anteriores sobre Presentaciones orales, sabrás que no es así. Preparar una presentación con seriedad tiene varias etapas y, la última, es estudiar lo investigado para presentarlo ante la audiencia sin leer un texto y sin recitar de memoria la información encontrada.

 

2. Los/as estudiantes en la audiencia no se sienten atraídos a aprender de sus compañeros/as.

¿Qué significa esto?

Que muchos/as estudiantes están convencidos/as, antes de una presentación que hará un compañero o compañera de clase o del mismo nivel, que lo que escuchen no les va a aportar nada importante, porque ¿qué me pueden enseñar ellos, si están en el mismo nivel que yo?

Si has leído con atención las lecciones anteriores sobre Presentaciones orales, sabrás ahora que si preparas una información con datos novedosos y actualizados sobre el tema, vas a impresionar positivamente a tus compañeros/as y al docente.

Como mencionamos anteriormente, “presentar un tema ante tu grupo tiene la ventaja de saber muy bien lo que saben, lo que se presentó en clase" y por lo tanto podrás seleccionar información nueva y fuera de lo común al preparar tu presentación.

En resumen, sabiendo que los dos puntos anteriores son consideraciones frecuentes y opiniones docentes, con respecto a las presentaciones orales ante una audiencia, ya puedes prepararte para que en TU caso, ninguna de las dos se cumpla y ninguna de las dos tenga validez.

En primer lugar, porque no vas a subestimar el tiempo de preparación de una presentación, ya que vas a seguir los pasos necesarios y vas a enfrentar la tarea de investigación con seriedad. Eso, lo sabes muy bien, lleva tiempo, bastante más que una tarde. 

En segundo lugar, porque sabiendo que tus compañeros y compañeras van a tener esa idea previa de no sentirse muy convencidos de aprender algo de ti, te vas a esforzar para lograr datos tan actuales y fuera de lo común, que finalmente tendrán que reconocer que TU presentación fue diferente y alguno de ellos te felicitará con sinceridad.  

Te deseamos muy buena suerte en las varias presentaciones orales que tendrás que preparar en el nivel terciario y como futuro profesional. 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Hugo Valanzano Falero

Docente universitario. Licenciado en Biblioteconomía. Docente de Inglés Técnico. Postgrado en docencia universitaria.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame