Musicoterapia

Una terapia que ha adquirido cierta importancia en estos últimos años es la músicoterapia, la cual es una disciplina que facilita los cambios de actitud de manera positiva. Este método utiliza los instrumentos musicales para facilitar la apertura de canales de comunicación. Cada sesión es individualizada y específica para cada tipo de autismo, es por ello que su realización sería muy efectiva ya que puede resultar curativa.

La musicoterapia no solo es saludable para el desarrollo motriz y sensorial, pues también favorece en el campo psíquico y motor. También corrige el comportamiento negativo, debido a que es una forma de liberación del estrés, la ansiedad y la angustia y desarrolla la concentración y comunicación con otros individuos.

Los recursos ofrecidos por la musicoterapia son variados, entre ellos tenemos los siguientes:

  • El ritmo ordenador: la persona autista es arrítmica, con lo cual el hecho de aplicar un ritmo a la música favorecería esta característica. Ayudaría la coordinación de movimientos al subir y bajar los brazos y se conseguirá un comportamiento equilibrado. En esta actividad el niño se sentiría arropado, ya que experimentaría una sensación de bienestar acompañado de grandes niveles de percepción al mismo tiempo que experimenta el esquema corporal.
  • La voz: mediante la musicoterapia, el niño aprendería a proyectar el timbre de su voz, a la vez que se le anima a producir sonidos como medio de comunicación.
  • El juego: durante la terapia siempre existe un tiempo dedicado al juego entre las que podemos encontrar: canciones, relato de cuentos y su escenificación. Cuando se realizan los juegos, se puede utilizar instrumentos tales como el piano, en el que se nutriría la digitalización psicomotriz del niño.

Pero una vez analizados los recursos y beneficios usados por la musicoterapia, pasemos a ver los efectos que resultarían una vez aplicada.

  • Mejora del desarrollo socioemocional: inicialmente el autista no mantiene ningún interés por crear relaciones sociales, sin embargo, la musicoterapia ayuda a abordar este comportamiento aportando relación con el instrumento musical. Lejos de observar que el instrumento es un objeto amenazador, ello sienten curiosidad por la forma y el sonido.
  • Promueve el lenguaje verbal y no verbal: cuando hablamos de enriquecer las habilidades lingüísticas, la musicoterapia mejora la vocalización y el lenguaje para ayudar al cerebro a procesar mejor la comprensión de símbolos.
  • Promueve la conciencia sobre el cuerpo: la musicoterapia ofrece instrumentos en los que los niños pueden analizar su esquema físico y a partir de ahí conocer que debe de utilizar.

musicoterapia

Conoce al autor

Alicia Madueño Cermeño

Diplomada en Magisterio, especializada en Lengua Extranjera y Educación Especial. Monitora de Animación Sociocultural.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame