Administración de la demanda y la programación maestra de la producción

 

barreras del tiempo PMP

 

 

En el ambiente de ensamble-según-especificaciones, la tarea clave de la programación es proporcionar fechas prometidas de entrega viables a los clientes. Por lo general, existen pedidos de clientes que ya están registrados por varios períodos en el futuro. El programador maestro de la producción emplea el concepto de disponible-para-promesa para cada módulo u opción del cliente para manejar la conversión de pedidos pronosticados a pedidos registrados.

 

La empresa con un ambiente de fabricación-según-especificaciones enfrenta problemas de administración de la demanda/PMP aún más diferentes, incluso cuando existe una cantidad relativamente grande de pedidos pendientes (sin surtir) de clientes. Algunos pedidos pueden estar en proceso de elaboración, aun cuando ingeniería o producción no los haya especificado y aprobado en su totalidad. Esto significa que el programador maestro de la producción debe ocuparse de controlar estos pedidos especiales a medida que avancen por todos los pasos del proceso.

Esto comprende actividades de ingeniería, que afectan los requerimientos de recursos así como los de producción. Además, todo esto debe coordinarse con los clientes a medida que los pedidos se especifican completamente.

 

Para cada uno de los ambientes de las empresas, el objetivo del módulo de la administración de la demanda es fungir como intermediarios entre la empresa y el cliente. Esto se facilita mediante las barreras de tiempo (las barreras de demanda y planificación) que se muestran en la figura anterior. Las dos barreras dan como resultado tres áreas que a menudo se denominan: “congelada”, “lodosa” y “líquida”.

La autoridad para efectuar los cambios, así como la forma en que se establece el PMP, difiere entre estas áreas. Las barreras proporcionan guías que ayudan al programador maestro de la producción a medida que los pronósticos se convierten en pedidos reales.

 

Los tipos de incertidumbre también difieren de acuerdo con cada empresa. Un aspecto de la relación entre la programación maestra de la producción y la administración de la demanda es facilitar la protección contra esta incertidumbre. En el caso del ambiente de fabricación-para-existencias, la incertidumbre se da principalmente en las variaciones de la demanda con respecto al pronóstico en cada una de las ubicaciones de inventarios. Aquí, deben establecerse niveles de existencias de seguridad (y/o tiempo de entrega de seguridad) para ofrecer los niveles de servicio solicitados.

 

En el caso de ensamble-según-especificaciones, la incertidumbre abarca no sólo la cantidad y el momento de los pedidos de los clientes, sino también la mezcla de productos. Se pueden emplear existencias de seguridad de opciones, además de que la protección con componentes y/o materiales es una técnica valiosa.

Para los ambientes de fabricación-según-especificaciones, la incertidumbre con frecuencia no se refiere al momento ni a la cantidad de los pedidos de los clientes, sino más bien a la cantidad de recursos de la empresa que se requerirán una vez que se complete el diseño de ingeniería y se determinen los requerimientos exactos.

 

La tarea de la administración de la demanda de especificar todas las fuentes de exigencias a la producción, afecta a la programación maestra de la producción de varias formas. Algunas fuentes se manejan directamente en el programa maestro de producción, como la acumulación de inventario de tubería, requerimientos especiales para exhibición y transferencias entre plantas.

Otras, como la demanda de refacciones, puede no presentarse. El asunto de las refacciones puede ser complejo en muchas empresas. Vollmann lo aclara diciendo que la demanda de refacciones por lo común se pronostica bajo la base de artículo-por-artículo, y se añade a los datos de requerimientos brutos en los registros correspondientes de la planificación detallada de materiales. Quizás no haya un tratamiento explícito para cada reparación en el programa maestro de producción. Por supuesto, la demanda real de refacciones cambia con respecto al pronóstico.

Las existencias de seguridad pueden atenuar la variabilidad. Este enfoque simplificado funciona razonablemente bien en las empresas donde se requeriría mucho tiempo para manejar cada reparación mediante un registro del PMP.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame