Normalización y Certificación. La Infraestructura para la Calidad

LA INFRAESTRUCTURA PARA LA CALIDAD

La calidad de los productos y servicios de las empresas de un país es uno de los factores más importantes para mejorar la competitividad de esas empresas, tanto en el mercado interior como en los mercados exteriores y, por tanto, para aumentar la riqueza generada en el país.

Para fomentar esa competitividad en el ámbito de la calidad, los Estados elaboran un conjunto de disposiciones legales y promueven la creación de determinados organismos, cuyo objeto es dotar al tejido empresarial del país de los instrumentos necesarios para el perfeccionamiento de la calidad y la demostración de la calidad obtenida.

Ese conjunto de disposiciones y organismos forma la infraestructura para la calidad de un país, y que en todos los miembros de la Unión Europea responden a principios, criterios y métodos comunes. En España están reguladas por el real decreto 2.200/1995 de 28 de diciembre, por el que se aprueba el reglamento de la Infraestructura para la Calidad y Seguridad Industrial (B.O.E de 6 de febrero de 1996).

 

ORGANISMOS QUE CONSTITUYEN LA INFRAESTRUCTURA PARA LA CALIDAD

Los organismos que constituyen la infraestructura para la calidad en España son de seis tipos:

  • Organismos de normalización para la elaboración de normas de calidad.
  • Entidades de acreditación para reconocer la competencia técnica de otras entidades para certificar, inspeccionar o auditar la calidad y de los laboratorios de ensayo y de calibración.
  • Entidades de certificación para establecer la conformidad a los requisitos establecidos en las normas correspondientes de las empresas, productos, procesos, servidos o personas que lo soliciten.
  • Laboratorios de ensayo para comprobar que los productos industriales cumplen con las normas o especificaciones que les sean de aplicación.
  • Entidades auditoras y de inspección para determinar si las actividades y resultados relativos a la calidad satisfacen los requisitos previamente establecidos, si se llevan a cabo efectivamente y si son aptos para alcanzar los objetivos.
  • Laboratorios de calibración industrial para facilitar la trazabilidad y uniformidad de los resultados de medida.

Las relaciones y cometidos de estos organismos se presentan en el siguiente cuadro.

INFRAESTRUCTURA DE LA CALIDAD EN ESPAÑA

INFRAESTRUCTURA DE LA CALIDAD EN ESPAÑA

 

LA NORMALIZACIÓN, AENOR Y LAS NORMAS U.N.E.

La normalización es una actividad encaminada fundamentalmente a poner orden en aplicaciones repetitivas que se desarrollan en el ámbito de la industria, la tecnología, la ciencia y la economía.

european norma

En sus orígenes, al inicio del siglo XX, nació para limitar la diversidad antieconómica de componentes, piezas y suministros, y favorecer su intercambiabilidad, facilitando la producción en serie y la reparación y mantenimiento de los productos y servicios.

Actualmente, la elaboración de normas no se limita únicamente a asegurar la intercambiabilidad, sino que también ordena y sistematiza las actividades operativas de las empresas para la mejora de la calidad.

Cada país tiene un organismo propio de normalización, que es el encargado oficialmente de la elaboración de las normas En España, el organismo reconocido oficialmente es AENOR (Asociación Española de Normalización).

Las normas elaboradas por AENOR reciben la denominación de normas U.N.E., que significa una norma española.

Los organismos nacionales de normalización de 16 países europeos, entre los que está incluida España, se agrupan en el C.E.N. (Centro Europeo de Normalización), y están obligados a cumplir reglas comunes en su ámbito de actuación. El C.E.N. fue creado en 1961 y elabora las normas E.N. (European Norma).

En el ámbito internacional, el organismo de normalización es I.S.O. (International Standard Organization), creado en 1947 y del que son miembros 91 Estados, que elabora las normas I.S.O..

Las normas elaboradas por estos organismos son documentos que ordenan determinadas actividades y tienen las siguientes características:

 

  1. Se elaboran voluntariamente.
  2.  Su redacción definitiva es con el consenso de las partes interesadas.
  3. Contienen especificaciones técnicas fruto de la experiencia y de los avances tecnológicos.
  4. Son de conocimiento público, tanto en su elaboración como en su redacción defi­nitiva.
  5. Su observancia no es obligatoria.

organismos nacionales

Estas normas, por su carácter de voluntarias, consensuadas por las partes y no obligatorias, se diferencian claramente de los reglamentos técnicos de obligado cumplimiento.

Las normas se pueden clasificar por su objeto en tres grupos principales:

  • Normas sobre especificaciones técnicas de productos, procesos o servicios. Son las fundamentales y más numerosas.
  • Normas sobre metodología de comprobación de dichas especificaciones y de gestión de la calidad.
  • Normas acerca de terminología y definiciones.
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame