Introducción

La protección ambiental como materia surge de la necesidad de establecer un equilibrio entre el desarrollo de las actividades humanas y el medio ambiente, debido a que el desarrollo del hombre como lo conocemos afecta de manera ostensible a multitud de ecosistemas, modificando la evolución natural del entorno. Medio del que a su vez dependemos para obtener las materias primas y la energía, muchas veces procedente de fuentes limitadas.

Cada proyecto, obra o actividad ocasiona sobre el entorno (en el cual se ubica) un impacto, que deberá ser minimizado (si es perjudicial) o potenciado (si es beneficioso) en base a la técnica de Evaluación del Impacto Ambiental (EIA).

La EIA es una herramienta necesaria para paliar los efectos producidos por una serie de situaciones que se caracterizan por la:

- Asincronía entre el crecimiento de la población y el de las infraestructuras y los servicios básicos.

- Demanda creciente de espacios y servicios, consecuencia de la necesidad de movilidad y el crecimiento del nivel de vida.

- Degradación progresiva del medio natural

Gracias a la EIA se:

- Detiene el proceso degenerativo del medio natural.

- Evitan graves problemas ecológicos.

- Mejora el entorno y la calidad de vida.

- Ayuda a perfeccionar cada proyecto.

- Canaliza la participación ciudadana.

- Genera mayor concienciación sobre los problemas ambientales.

La EIA pretende identificar, predecir e interpretar los impactos sobre aquellos “factores” ambientales que son susceptibles de ser afectados por cada proyecto, con el fin de prevenirlos, corregirlos y valorarlos.

Para detectar esos impactos lo primero que hay que realizar es ladescripción del proyecto y sus acciones, es decir, conocer:

- Su localización.

- La relación de acciones susceptibles de causar impactos en el medio, inherentes a las fases de construcción o ejecución, funcionamiento y cese o abandono del proyecto.

- La descripción de los materiales a utilizar, suelo a ocupar y otros recursos naturales que se consideren necesarios para el proyecto.

- Los tipos, cantidades y composición de los residuos, vertidos, emisiones, ruidos y vibraciones o cualquier otro elemento derivado de la actuación al que se pueda dar lugar.

Cada una de las actividades de un proyecto puede generar una perturbación sobre algún elemento del medio. A estas se les conoce como vectores de impacto, y deben ser identificados para todas las fases del proyecto (incluidas las de construcción, funcionamiento y abandono).

Una vez conocido el proyecto, hay que conocer el medio circundante mediante:

- La realización del Inventario Ambiental.

- La descripción de las interacciones ecológicas y ambientales claves en el medio abiótico y biótico, perceptual y socio-económico.

En cuanto al primer documento referido anteriormente, los criterios empleados para la correcta realización de un Inventario Ambiental son:

- Realizar un breve análisis de impactos potenciales atendiendo a los vectores de acción y los factores ambientales.

- Determinar el área de estudio a inventariar.

- Definir el nivel mínimo homogéneo de profundidad en el Estudio, proporcional a la entidad del proyecto.

- Tratar exhaustivamente la información disponible, seleccionando y elaborando la más operativa para los fines perseguidos.

- Realizar campañas de trabajo de campo para establecer una relación de todos los factores ambientales y no considerarlos de forma aislada, consiguiendo una visión global del estado en el que se encuentra el área de estudio.

- Participación de un equipo multidisciplinar coordinado por un técnico de amplia experiencia.

Los factores fundamentales que no deben faltar en cualquier inventario son:

Geología / Geomorfología / Edafología / Sociedad
Atmósfera / Hidrología / Vegetación 
Fauna / Paisaje / Economía

Una vez llevado a cabo el estudio de campo donde se ha determinado la calidad ambiental (aire, agua, ruido) e inventariado la vegetación, fauna, patrimonio… se realiza la identificación y valoración de impactos, que se deduce del estudio de las interacciones entre las acciones de proyecto y las características de los aspectos ambientales afectados.

Estos impactos pueden ser:

- Negativos/ positivos.
- Temporales/ permanentes.
- Simples/ acumulativos/ sinérgicos.
- Directos/ indirectos.
- Reversibles/ irreversibles.
- Recuperables/ irrecuperables.
- Periódicos/ irregulares.
- Continuos/ discontinuos.
- A corto/ medio/ largo plazo.

Según su intensidad debe indicarse si son impactos compatibles, moderados, severos o críticos. Para ello es necesario:

- Jerarquizar los impactos.
- Efectuar una evaluación global.
- Valorar los efectos de forma cuantitativa, siempre que sea posible.
- Expresar los indicadores o parámetros utilizados.
- Indicar los procedimientos utilizados para conocer el grado de aceptación o repulsa social de la actividad.
- Detallar las metodologías y los procesos de cálculo utilizados, así como la fundamentación científica de esa evaluación.

 

Curso realizado por:


Antonio Martín Velázquez
Director Técnico de Medio Ambiente
ALFIL FORMACION Y CONSULTORIA

alfil@alfilformacion.com

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame