Materiales fungibles

Como comentaba anteriormente los objetos de laboratorio pueden ser de varios materiales, y cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes según sus características. A continuación los comentaré según su resistencia.

– Plástico: Las principales ventajas del plástico son la alta resistencia a golpes y roturas, el bajo peso y el coste reducido frente al vidrio. Los inconvenientes son la baja resistencia al calor y la baja resistencia frente a ácidos.

La conclusión que sacamos de ello, es que, gracias a su bajo coste y a la necesidad de mantener una asepsia en todo momento este material es una solución perfecta ya que vienen en envases estériles y se desechan después de usarse; hoy en dia este material es tratado para elevar su resistencia al calor y a los químicos siendo así cada vez mejor opción para el laboratorio.

– Vidrio: Las principales ventajas son su resistencia a ácidos y otros químicos, su estabilidad y su transparencia. Los inconvenientes son su baja resistencia mecánica, su peso y su perdida de estabilidad al aumentar la temperatura.

La conclusión de estos factores es que este tipo de material es indicado para ciertas técnicas y procesos, pero tendremos en cuenta su capacidad de rotura y su peligrosidad ante este factor, ya que podría contener muestras patógenas y por tanto crear un foco de contagio.

– Porcelana: Este es un material muy resistente a las altas temperaturas, pero pesado y de difícil manejo, por tanto unicamente será utilizado en procesos de temperaturas muy elevadas, sobrepasando los 180º grados.

Materiales3
Materiales

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Javier Gonzalez Tamajón

Técnico superior de análisis en diagnostico clínico

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame