La necesidad de pronosticar

En vista de las vaguedades congénitas del proceso, cabe preguntarse ¿por qué es necesario pronosticar? La respuesta es que en cualquier situación que nos encontremos, siempre se operará en una atmósfera de incertidumbre y que, a pesar de este hecho, se deben tomar múltiples decisiones; en ocasiones unas sencillas, como por ejemplo, a qué resultado le apuesto 1 euro, pero en ocasiones debemos tomar decisiones que incluyen una fuerte inversión. Para los administradores o empresarios, las conjeturas académicas son más valiosas que las no académicas. Este curso expone varias formas de realizar un pronóstico, que esta basado en métodos lógicos de manipulación de datos que se generaron por sucesos históricos. Pero esto tampoco significa que un pronóstico intuitivo sea malo. Al contrario, los sentimientos instintivos de quienes administran empresas, con frecuencia proporcionan el mejor pronóstico disponible.

 

Entonces, este curso expone las técnicas de pronóstico que pueden emplearse para complementar el sentido común y la capacidad administrativa de los que toman decisiones; en las lecciones finales se abordan los elementos de juicio en el proceso de pronóstico. En opinión de muchos autores, quienes toman decisiones lo harán mejor si a partir de la comprensión de las técnicas de pronóstico, tanto cualitativas como cuantitativas, las utilizan de manera adecuada, en lugar de que se vean forzados a planear el futuro sin el beneficio de esta valiosa información complementaria.

 

En los años recientes, el papel del pronóstico con base en el juicio ha cambiado. Antes de la llegada de las técnicas modernas de pronóstico y del poder de las computadoras, el juicio del administrador/empresario era la única herramienta de pronóstico disponible. Como un agregado, puedo mencionar que el ser humano posee un conocimiento único e información interior que no están disponibles en los métodos cuantitativos. Sin embargo, de manera sorprendente, estudios empíricos y experimentos de laboratorio han demostrado que sus pronósticos no son más precisos que los de los métodos cuantitativos. El ser humano tiende a ser optimista y subestima en alguna medida la incertidumbre del futuro.

 

De esta forma, se llega a la conclusión que quien pronostica de manera más efectiva es capaz de formular una hábil mezcla de buen juicio y técnicas de pronóstico cuantitativas, así como el evitar el caso extremo de la total dependencia en alguno de ellos. En un extremo encontramos a la persona que por ignorancia y miedo a las técnicas cuantitativas y a las computadoras, se basa sólo en la intuición y el sentir, en “corazonadas”. En el otro extremo se encuentra la persona que pronostica con lo último en tecnología y manipulación de datos, pero que no es capaz o no desea relacionar el proceso de pronóstico con las necesidades de la empresa y con quienes toman decisiones en ésta. En este sentido, y tomando en consideración lo dicho, algunos autores opinan que las técnicas de pronóstico cuantitativo que se exponen en este curso son sólo el punto de partida en el pronóstico efectivo de resultados importantes para la empresa: el análisis, los juicios, el sentido común y la experiencia personal deben aplicarse en el punto donde estas técnicas importantes han generado sus resultados.

 

Debido a que siempre ha sido cambiante el mundo en el que operamos todos, siempre ha existido la necesidad de hacer pronósticos, de saber qué ocurrirá en el futuro o cuál será la tendencia a seguir. Las empresas que no puedan reaccionar con rapidez a las condiciones cambiantes y prever el futuro con algún grado de precisión, están condenadas a desaparecer.

 

Las computadoras, junto con las técnicas cuantitativas que hacen posible, se han vuelto más que recomendables en las organizaciones modernas: se han vuelto esenciales. Otro punto a destacar, es la cantidad de información y datos de los cuales hoy en día disponemos, y que con el adecuado uso de los programas informáticos podemos aprovechar para nuestro beneficio.

 

¿Quién necesita hacer pronósticos? Yo diría que casi cualquier empresa, de cualquier tipo, cualquier ser humano interesado en conocer el futuro, utilizan el pronóstico ya sea explícito o implícito, debido a que todas las empresas deben planear cómo enfrentar las condiciones futuras de las cuales se tiene un conocimiento imperfecto. Si nos referimos al ámbito empresarial, diré que se requiere hacer pronósticos en las áreas de finanzas, mercadotecnia, personal y de producción, y como ejemplo veamos las siguientes interrogantes:

 

  • Si aumentamos nuestro presupuesto de publicidad en un 15%, ¿cómo afectará a los ingresos?
  • ¿Cuántas unidades/productos deberemos vender para recuperar la inversión en equipo de producción?
  • ¿Qué factores se puede identificar para explicar la variabilidad de las ventas mensuales?
  • ¿Cuál será el resultado de mis equipos en la Quiniela de esta jornada a partir de los resultados que han obtenido hasta la fecha? ¿de visita? ¿de local?
  • ¿Quién ganará las próximas elecciones presidenciales? ¿por qué?.
  • A nivel macroeconómico, ¿habrá una recesión? Si es así, ¿cuándo empezará?, ¿qué tan severa será? y ¿cuándo terminará?.
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame