El público

Tenemos que convencer al público. En ocasiones, a solo una parte del público. Por ejemplo, en una oposición ante un tribunal donde además de los miembros del tribunal hay presencia de público, seguramente lo más importante es convencer al tribunal.

En una presentación ante inversores y público, puede que nuestro objetivo sea convencer a uno o dos inversores concretos. Y por tanto que diseñemos la presentación pensando en unos pocos inversores y no en el resto del público.

reunion

 

En ocasiones el público es muy variado, por ejemplo cuando en una presentación parte del público son expertos, pero otra parte tiene pocos conocimientos. En algunos cursos los alumnos son muy distintos. Por ejemplo en muchos Masters algunos alumnos ya tienen un buen nivel de conocimientos de marketing, pero otros no han estudiado la materia.

Podemos centrarnos en una parte de la audiencia que nos interesa, por ejemplo los expertos. En otras ocasiones optamos por un contenido, como los casos y ejemplos, que puede servir para ambos grupos de alumnos. 

En algunas presentaciones tenemos que ser conscientes que es imposible agradar a todos. Si somos más formales, le gustaremos menos a los que quieren algo más simpático y coloquial.

 

Un aspecto fundamental es adaptar el nivel de la explicación, el lenguaje, la duración y las formas de la presentación al público concreto. Los que realizan presentaciones con gran éxito, tienen una gran habilidad para adaptar una misma presentación a muy diferentes públicos.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Jose Luis Durán

Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Cádiz. España.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame