Estudio sincrónico de nuestra lengua

Estudio sincrónico de nuestra lengua

    El estudio sincrónico de nuestra lengua, de acuerdo al enfoque que se dio a la lingüística a partir de la concepción de Ferdinand De Saussure, Bally, Vandryes. 

    El curso de lingüística general de Ferdinand De Saussure es el mejor organizado de doctrinas lingüísticas que ha producido el positivismo.

    El estructuralismo lingüístico nació el día que Saussure mostró que los procesos de la lengua no se reducen a la diacronía, y que el estudio de una palabra está a menudo muy lejos de explicar su significación actual. La razón es la que además de la historia está el sistema, (no habla de estructura), el sistema consiste en esencia, en leyes de equilibrio que representan sobre sus elementos y que en cada momento de la historia dependen de la sincronía.

    La relación fundamental que interviene en la lengua es una correspondencia entre el signo y el sentido, el conjunto de significaciones forma un sistema con una base de distinciones y oposiciones, pues son relativas unas de las otras, y un sistema sincrónico las relaciones son interdependientes (teoría positivista).

    Las diferencias que existen entre el positivismo y la teoría comparativa respecto a la morfología y la sintaxis tradicionales se consideran como el contenido específico de la gramática.

    De acuerdo con la etimología de la palabra se asigna a la morfología el estudio de las formas. Dichas formas consideradas en su aspecto externo, pueden ser estudiadas con su significación o función, o sin ella.

    La sintaxis es el estudio de dichas significaciones. Por ejemplo se estudia las 5 declinaciones latinas en la morfología y se deja para la sintaxis el estudio del valor de los casos, nominativo, acusativo, genitivo.

    La sintaxis se ocupa de dichas funciones y de las oraciones y sus clases. En España se había publicado una obra muy documentada donde se puede hallar las historias del problema, así como su situación en el estado actual de la ciencia lingüística (A. Llorente Maldonado "Morfología y Sintaxis: el problema de la división de la gramática").

    La estructura gramatical es sintagmática (para De Saussure toda sucesión coherente de elementos significativos constituye un sintagma).

 


   La unidad de comunicación

   La oración

    El estudio de la oración se encara de diferentes puntos de vista.

   Las oraciones de acuerdo a la actitud del hablante (clasificación)

    El hombre cuando se expresa puede tener distintas actitudes respecto a lo que dice. Por ejemplo, si pensamos en los conceptos niño y come de acuerdo a la intencionalidad expresiva, puedo decir:

  - El niño come  _   El niño no come

  - Ojalá que el niño coma

  - Ojalá que el niño no coma

  - ¿Come el niño? _  ¿No come el niño?

  - Come niño _  No comas niño.

    De acuerdo a lo expresado se puede decir que hay 4 actitudes diferentes, aseverar o enunciar, desear, interrogar y mandar.


La entonación  

    La entonación de la palabra aislada sigue el acento de intensidad, de manera que la sílaba acentuada es la de tono más agudo. En la frase la entonación expresa valores sintácticos, emotivos y dentro de ellos ofrece modalidades propias de cada lengua o dialecto.

    La correlación entre intensidad y tono queda débil o se anula en la frase, porque la curva melódica tiene una función esencial en la oración, y a esta función se supeditan todos los factores fonéticos.

    Los movimientos de la curva melódica son signos de relaciones sentidas por el hablante entre los elementos semánticos y gramaticales  que componen la oración.

    En cualquier idioma o lengua la inflexión final de la frase indica si en la intensión del que habla, la oración ha terminado o si queda pendiente el sentido de algo que se va a añadir.

 

Entonación de las oraciones aseverativas afirmativas   

    La entonación que corresponde a las oraciones aseverativas se caracteriza por el descenso que la voz experimenta al final de cada oración. El final en la  entonación de la oración afirmativa es siempre más grave que al principio de la misma.

    Hay una tendencia general a destacar dentro de cada forma afirmativa, la palabra más importante, elevando un poco el tono de su sílaba acentuada sobre el de las demás sílabas fuertes, de la misma oración.

    La inflexión ascendente final no se reduce a la última sílaba de la frase, sino que empieza en general en la última sílaba acentuada, comprende además todas las sílabas débiles que hayan. 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Magdalena Cecilia Trías Ricci

Profesora de Declamación en Castellano,corrige la mala dicción,tartamudeo,perfecciona la oratoria y escritura,fonación.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame