La República: decadencia y fin

En el siglo I a.C., Roma se vio dividida por las Guerras Civiles. La causa: su poder y sus vastos territorios. Tras expulsar al último de los reyes, Tarquinio el Soberbio, los romanos crearon las instituciones de la República para que todo el poder no recayera en las manos de un solo hombre. Pero esas instituciones eran incapaces de controlar el territorio romano, que cada vez era mayor.

A pesar de las leyes, los generales romanos se volvían cada vez más poderosos. Apoyados en sus ejércitos, luchaban entre sí por el control unilateral de Roma. Primero fueron Mario y Sila, después Pompeyo y Julio César.

Este último fue el vencedor y logró tener en sus manos el poder absoluto de forma indefinida. Pero en el año 44 a.C. (el 17 de marzo) fue asesinado por un grupo de senadores con Bruto (su hijo adoptivo) a la cabeza, en un intento de proteger la República. Pero fue en vano. El fin estaba cerca.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Verónica Ayelo Henares

Licenciada en Filología Clásica. Autodidacta y experta en el mundo antiguo

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame