El rapto de las Sabinas

Roma creció rápidamente, llegando hasta sus puertas inmigrantes de todos los lugares. Pero había muy pocas mujeres.

Rómulo ideó un plan: organizar unos juegos en honor de Neptuno e invitar a sus vecinos. Los sabinos aceptaron y acudieron acompañados de sus hijas. En medio de los juegos, los romanos secuestraron a las mujeres y expulsaron de la ciudad a los sabinos. Los romanos supieron ganarse el afecto de las muchachas demostrando que eran buenos esposos.

Los sabinos, ahora preparados para la guerra, volvieron a Roma para reclamar mediante las armas a sus mujeres. Pero las sabinas se interpusieron, pues no querían ver cómo sus padres y hermanos morían y mataban a sus maridos. Sabinos y romanos firmaron la paz gracias a las mujeres. Se forjó de este modo la alianza entre sabinos y romanos.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Verónica Ayelo Henares

Licenciada en Filología Clásica. Autodidacta y experta en el mundo antiguo

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame