Hablar de "mujeres" y "hombres" en plural

Como vamos a poder comprobar en los temas posteriores, las cuestiones de género son muy amplias y no se reducen únicamente a las concepciones que tenemos y que reproducimos sobre las construcciones masculinas y femeninas.

A grandes rasgos, podemos decir que paliar la discriminación y conseguir un mundo más equitativo en los temas que estamos hablando, pasa por concebir la vida desde la pluralidad de sentires y del reconocimiento de la multitud de identidades que se forman dentro de estas dos únicas categorías.

Asimismo, la reflexión pasa por entender que el binomio (mujer versus hombre) tal y como histórica y normativamente ha sido entendido, ha dado lugar a dos únicas formas de entender el mundo que resulta limitada para todas aquella personas que deseen desarrollarse fuera de sus límites y fuera de lo que se espera tanto de hombres como mujeres como de sus relaciones e interacciones.

Así, este binomio que hemos definido como “limitado” ha hecho que, también en el lenguaje, evitáramos la pluralidad hablando (en singular) de “el hombre” y “la mujer” como si todas las personas que respondieran a estos sustantivos tuvieran que compartir necesariamente la misma esencia. 

Así, uno de los pasos más importantes hacia la equidad entre géneros, ha sido el reconocimiento de que estos conceptos expuestos así buscaban fijar dos identidades fijas sin dar lugar a concepciones que fueran más allá de éstos.

Ha sido un gran logro visibilizar que tener uno u otro género no implica una esencia común ni una construcción vital única (y singular) y que, además, no implica absolutamente nada más que eso.

Por tanto, tanto las mujeres como los hombres pueden presentar rasgos muy diferentes entre sí por lo que no podemos generalizar diciendo que un hombre es tal o cual por serlo e igual en el caso de las mujeres.

Por todo lo expuesto, aconsejamos —para conseguir un lenguaje incluyente— hablar en todo momento de mujeres y hombres en plural evitando el singular que busca las esencias comunes y encerrar la multiplicidad de estos dos términos en unos rasgos comunes que no reconocen la pluralidad.

 

Hablar de

Mar Gallego Espejito

Licenciada en Periodismo | Máster en Género, Identidad y Ciudadanía

Contenidos que te pueden interesar
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 400px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame