La orientación sexual: la norma

La orientación sexual hace referencia a los deseos o gustos sexuales en relación con otras personas. La orientación sexual es una forma de organizar el erotismo y los vínculos emocionales que crean los individuos en relación al género y/o sexo que tiene la persona con la que mantienen relaciones sexuales.

 

Estos deseos relacionados con la sexualidad también se han construido de forma muy concreta en la sociedad. Están conformados de manera binaria y bastante rígida, aunque en los momentos actuales, en algunas sociedades, esta rigidez comienza a cambiar.

Con esto, queremos apuntar el hecho de que las prácticas sexuales, los objetos de deseo, etc., han sido analizados desde los feminismos, poniendo en evidencia que las construcciones de género están también muy presentes en las áreas del deseo y la sexualidad.

Para profundizar algo más en esto: Coral Herrera: La construcción sociocultural del deseo y el erotismo

 

Al igual que el sexo (biológico) y el género (sociocultural) se han conectado de manera lineal (femenino a mujer, masculino a hombre), la orientación sexual también se ha normativizado de forma clara como heterosexual.

Esto quiere decir que, mayoritariamente, sólo es aceptado socialmente que las mujeres sientan deseo sexual por los hombres y viceversa. Y esta aceptación se enmarca dentro de la idea de que “es lo natural”, es decir, lo natural es que a las mujeres les gusten los hombres y a los hombres las mujeres.

normatividad

 

Estas imágenes son las que encontramos en nuestra sociedad y que reflejan la orientación sexual que está normativizada y las formas de expresión de la misma.

La naturalización esencialista en que se sustenta la heteronormatividad obligatoria se construye sobre la idea de que como para reproducirnos ("naturalmente") necesitamos que se realice el coito entre una mujer y un hombre, estas son las únicas formas posibles y aceptadas de relación amorosa-sexual.

Por suerte, poco a poco se empiezan a aceptar otras posibilidades. Cada vez son más cotidianas las relaciones homosexuales, las cuales (aun hoy en día) están penadas en muchos países. 

Homosexualidad penada

 

De forma que, hemos de ser conscientes de que la norma no representa a todas las posibilidades que se dan en la sociedad. Y que esa norma se presenta como la referente, la que todas las personas hemos de seguir. Esto es problemático para las vidas de las personas que no siguen lo que socialmente se considera "normal".

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Ana Valero Rey

Experta en estudios de género y perspectiva feminista

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame