Roles de género

Los roles son los papeles que desempeñamos como seres sociales. Los roles de género son las asignaciones que se hacen a mujeres y hombres en relación a cómo es "ser mujer" y "ser hombre".

Las maneras de ser, sentir, actuar, las obligaciones, prohibiciones y expectativas que una colectividad presupone a los sujetos por el hecho de haber nacido con un sexo determinado. Y las formas en que las personas asumen y expresan en la vida cotidiana dichos papeles.

roles

Roles de género (conectado con estereotipos)

El problema de esto es que se hacen rígidos, que se presuponen naturales. Algunos son más complicados de modificar que otros. Hemos de reconocer dónde estamos y decidir en qué rol y con qué características queremos estar. Ahí está la ruptura, las posibilidades.

El que al nacer tengamos un sexo no ha de determinar cómo queremos conformarnos como personas en este mundo.

El sexo: se habla de sexo en relación a ciertas características biológicas relacionadas con los órganos reproductores que están influidas por la carga genética XX,  XY o XXY, por hormonas.

Si miramos los cuerpos, hay dos polos diferenciados teóricamente que se han nombrado como: femenino y masculino, entre los cuales hay todo un espectro de posibilidades. Esta biología, es claro, configura nuestros cuerpos, pero no determina la vivencia de los mismos y cómo queremos expresarnos desde ellos.

Por esto, puedo tener un cuerpo con muchas hormonas masculinas y sentir que quiero desarrollar un papel maternal con mis hijas. Y que quiero darles cuidados y mucho amor, ser empática/o, etc.

En las sociedades occidentales se han determinado y separado los roles que les corresponden a las mujeres y los que les corresponden a los hombres de manera inequívoca. En esta dicotomía de asignación no hay espacio para otras posibilidades que estén fuera de estas dos, aunque esas "otras posibilidades" sean una realidad manifiesta.

Estos roles se han repartido de la siguiente manera: las mujeres como son las que tienen la posibilidad de quedarse embarazadas, se las conecta con toda la esfera privada. Son las madres, esposas, hermanas, amigas, atentas a las necesidades de las demás personas, conectadas a "los otros" antes que con ellas mismas.

Los hombres como son los que han conformado la esfera de lo público, los que se han constituido como ciudadanos en primer lugar y a partir de los cuales se constituye el poder, quedan en roles de trabajador, mantenedor económico, aventurero, atento a sus necesidades y desarrollo laboral.

Estos roles son limitantes para todas las personas. Para las mujeres porque han sido entrenadas para el cuidado, el sostenimiento emocional, la gestión de los hogares: cocina, limpieza, organización económica, etc. Esto ha supuesto que se dejen de lado otras esferas e intereses.

Las consecuencias de este tipo de división y conexiones son variadas, y encontramos estudios de diferente índole al respecto. Así por ejemplo en el libro de Marcela Lagarde: “Claves feministas para la autoestima de las mujeres” (2000), se pone en evidencia la afectación de la autoestima de las mujeres por los roles de género.

En un estudio realizado desde el departamento de Psicología de la Universidad Autónoma de México también se quería conocer el significado contemporáneo del rol de género. Se preguntó a jóvenes universitarios. Y como podéis leer en el artículo, los hombres se definen como un rol que implica proteger, proveer, ser profesional, etc. Aunque también muestran los cambios que se están comenzando a dar en las sociedades (artículo relacionado aquí.).

También encontramos datos que muestran que los roles de género en adolescentes todavía mantienen muchas similitudes con lo que explicábamos con anterioridad: mujeres y cuidados están conectados (artículo relacionado aquí.).

En el estudio sobre adolescentes que hemos enlazado, de la Universidad de Granada, los chicos se conectan más con actividades que implican competir. Han recibido un entrenamiento en este ámbito. Esto encaja con las ideas de ser fuertes y luchar por ser los mejores en sus trabajos. El estatus se conexiona con el trabajo asalariado y con el buen desarrollo del mismo. El cuidado a las/os hijas/os, o a las personas de las redes afectivas está fuera de lo que les corresponde.

[…] el ama de casa versus “ganador de pan” serán el paradigma de los masculino y de los femenino, referente simbólico e identitario. (Pérez-Fuentes 2000, 195)

Las consecuencias también han sido variadas, y muchas de ellas están teniendo su visibilidad en momentos de cambios en la economía global como el que está aconteciendo.

Así, muchos hombres han perdido sus puestos de trabajo y han tenido que quedarse en los hogares y hacerse cargo del trabajo reproductivo (productivo que no se remunera). Esto ha traído consigo conflictos personales y sociales. El estatus de esos hombres cambia, la infravaloración personal es una realidad al no poder hacerse cargo de “lo que les corresponde como hombres”.

Al mismo tiempo, estas situaciones de cambio abren nuevas oportunidades para transgredir los roles y poner en evidencia y en valor los trabajos realizados, hasta el momento, mayormente por las mujeres.

Los roles limitan pero están en constante cambio. Hemos de conocerlos para saber que podemos ir más allá de ellos y crear otros nuevos, intercambiarlos y jugar con nuevos papeles.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Ana Valero Rey

Experta en estudios de género y perspectiva feminista

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame