Conciliación de la vida personal y familiar

El término conciliación, según la RAE hace referencia a “conformar dos o más proposiciones o doctrinas al parecer contrarias” (según la RAE). Es decir, ha de haber un enfrentamiento para que queremos conciliar algo.

La conciliación de la vida familiar y personal con el desarrollo de la vida profesional se ha convertido en un conflicto en la mayoría de nuestras sociedades contemporáneas, especialmente occidentales.

La conciliación personal, familiar y laboral se puede definir como “la participación equilibrada entre mujeres y hombres en la vida familiar y en el mercado de trabajo, conseguida a través de la reestructuración y reorganización de los sistemas: laboral, educativo y de recursos sociales, con el fin de introducir la igualdad de oportunidades en el empleo, variar los roles y estereotipos tradicionales, y cubrir las necesidades de atención y cuidado de las personas dependientes.” (Departamento de empleo y políticas sociales. Gobierno Vasco, consultado 15/2/2017)

Para que esto se lleve a cabo han de estar implicadas: las familias, las empresas, las administraciones públicas, los sindicatos y las personas trabajadoras.

Es importante eliminar el concepto de que conciliar es sólo “darles” a las mujeres que tienen criaturas más tiempo de baja maternal, más horas de cuidados, etc.

El conciliar es derecho y responsabilidad también de los hombres, no sólo de las mujeres. El conciliar es un derecho de todas las personas que cuidan a otras personas. También es un derecho de las personas que se cuidan de sí mismas.

En definitiva, la conciliación es una idea que se moviliza mucho desde las experiencias de las maternidades, pero que se extiende a todas las personas

El conciliar es responsabilidad de toda la sociedad en su conjunto, de todas las estructuras que la componen: políticas, económicas, sociales. Es decir, es un derecho y responsabilidad ciudadana.

Estas estructuras deben permitir que las personas puedan elegir y que las personas puedan tener vida más allá del trabajo, por necesidad de ganar un sustento para la supervivencia.

La reproducción de los hogares y de la vida comunitaria es tarea de todas las personas que componemos la sociedad. Han de ponerse los recursos necesarios para que haya un equilibrio y no haya personas que disfrutan de privilegios, mientras otras encuentran constantemente barreras.

Para tener más información sobre el concepto de conciliación y los diferentes enfoques y posibilidades, podemos consultar estos videos de la UNED.

Conciliar no es sólo cosa de las mujeres.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Ana Valero Rey

Experta en estudios de género y perspectiva feminista

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame