Los modismos

Una de las tareas más importantes para los escritores, es la de ser la viva voz del resto de la gente. Y parte de esta labor, la desarrollamos cuando podemos recoger en nuestros escritos cómo las personas hablan, la forma en que lo hacen, la forma en que manejan el idioma y cómo una misma acción u objeto es diferente en cómo se le nombra. Los modismos, nos permiten recoger estas formas diferentes de hablar. En México, por ejemplo, en diferentes regiones del mismo país no se habla igual. No solamente las entonaciones de las palabras, sino las mismas palabras tienen diferentes significados. La palabra "chucho" en el Estado (o provincia) de Quintana Ro, es una forma de llamarle a una persona con el nombre de Jesús, mientras que en el Estado de Chiapas, un chucho es un perro (o can). Esta forma de expresar las cosas le da una voz más intensa a lo que decimos, porque lo acerca a la realidad de cómo en realidad hablan las personas, de modo que no suenan artificiosas. Es importante que aprendamos la forma de hablar de la gente.

Para ello, te propongo un ejercicio.

¿Te parece?   

El ejercicio que te propongo es que subas a un vehículo de transporte urbano, y, con una pequeña libreta y un lapicero, te dediques a observar a las personas. Fíjate la forma en que hablan, cómo emplean las palabras, y anota estas características, para que enriquezcas tus escritos.

Posteriormente, trata de adecuar las palabras a los personajes que irás creando.

En la siguiente lección, te enseñaré la creación de estos personajes.

  

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Jesús Quintanilla Osorio

Escritor profesional

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame