La edición

Ahora, viene el proceso de la edición.

En los ordenadores, el programa Word permite editar nuestros trabajos, y darles un  formato adecuado.

Ser editores de nuestro propio trabajo es una labor especial.

En primer lugar, es la economía de palabras.

Si puedes decir con 10 palabras, lo que normalmente usarías con quince, es mejor.

Por ejemplo: en lugar de "las cosas que nos antecedieron", mejor utilizar, "las cosas pasadas", y no ahorramos palabras. un ejercicio sencillo, es tratar de escribir, a la manera más sencilla, un cuento en una cuartilla.

Limitemos los caracteres a escribir. Una revista en la que colabora un servidor, pedía inicialmente 1400 caracteres. Luego, le subieron a 1600, y ahora, han puesto de tope 1200 caracteres, porque quieren aumentar el tamaño de la letra. La letra o fuente a usar, determina mucho nuestro tamaño. Si es Arial es más grande que la Times New Roman, y así hay otros ejemplos.

Podemos ser editores de nuestros textos aprendiendo a manejar los espacios, el tamaño de las letras y usando el menor número de palabras de más. Seamos económicos al escribir, no nos excedamos. 

Escribir, siendo nuestros propios editores.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Jesús Quintanilla Osorio

Escritor profesional

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame