Guía para la creación de una empresa

Constituir una sociedad de carácter mercantil conlleva un proceso legal largo y difícil. Por lo que hay que estar claros de los paso para evitar problemas en la marcha de la empresa.

Asesorarse con un Abogado para seguir los pasos sistemáticamente. Esto permite conocer los gastos de constitución de la sociedad, los gastos legales que de la misma sociedad (tasas impuestos etc.) y los obligaciones formales a las que estará sometida (registro mercantil, hacienda, etc.)

 

Para el comienzo de la actividad empresarial existen dos decisiones que deben ser resueltas:

 

1. La forma del negocio

2. Los trámites de puesta en marcha

 

La Forma del Negocio.

Básicamente existen dos formas de operar:

  • Como persona natural
  • Como persona jurídica (sociedad)

 

Como Persona Natural

Resulta ser la vía más económica y sencilla. De hecho, para obtener luego la licencia comercial no será necesaria más que copia del documento de identidad y el pago de los derechos de la licencia.

 

Presenta, sin embargo, una dificultad que no puede olvidarse. Una persona natural asume todos los riesgos de su negocio con los bienes y posesiones que tiene, sin limitación alguna.

Por tanto si la actividad que se emprende es compleja y puede suponer un riesgo financiero para los bienes de la familia, es siempre recomendable la constitución de una persona jurídica, es decir, una sociedad anónima por acciones.

 

Como Persona Jurídica (Sociedad Anónima)

Al constituir una sociedad, será ésta la que responda por las obligaciones que contrae el negocio. Esto supone una gran ventaja en los casos en que el negocio pueda fallar, y también favorece la entrada de nuevos socios o la transmisión total o parcial del negocio.

 

Hay que tener en cuenta tanto los costes de constitución de la sociedad como los de mantenimiento anual de la misma (registro de documentación, etc.) incluyendo los derechos notariales, honorarios de abogados, etc.

 

Factores que influyen en la elección.

Compruebe en la lista siguiente si aparecen en su caso alguno de los factores mencionados.

  • Su negocio precisa de varios socios al inicio
  • Pueden necesitarse nuevos socios más tarde
  • Se precisa inversión fuerte o que necesita una financiación exterior adicional
  • El negocio puede crecer rápidamente y necesitar más capital
  • El negocio precisa de un régimen fiscal especial

 

Básicamente se le pueden realizar tres recomendaciones al emprendedor a la hora de elegir la forma jurídica de su empresa:

  • La formula social más adecuada es la que tenga los menores costos y complejidad en su constitución y posterior funcionamiento, así como ventajas fiscales.
  • En principio, lo menos complejo son las sociedades de responsabilidad limitada y, al principio puede ser una buena solución la Sociedad de Responsabilidad Limitada Nueva Empresa, que cuando la empresa está consolidada podría pasar a ser una Limitada normal o una Anónima si fuera conveniente.

Antes de tomar una decisión se debe acudir siempre a un abogado experto en la materia para solicitar su asesoría.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame