El lenguaje

La manipulación a través del lenguaje parte de la idea de que si analizamos la comunicación paradójica, que parece contraria a la lógica, podemos desenmascarar al individuo acosador, ya sea hombre o mujer, y además resulta muy útil y económica para el trabajador y la empresa.

Es importante que la empresa y el sector sanitario sepa si existe mobbing o no, quién dice la verdad y quién miente. Si se puede distinguir con rapidez cuál es la persona que instiga el acoso ayudará a los prevencionistas a dar una adecuada atención a la víctima. Detectar a los falsos positivos de los verdaderos acosados, que tanto perjudican a las verdaderas víctimas.

En el acoso moral en el trabajo el lenguaje se pervierte, las palabras ocultan malentendidos que se vuelven contra la víctima elegida. 

Al principio el acoso nace de forma anodina, el individuo acosado no quiere mostrarse ni sentirse ofendido delante de sus compañeros y no se toman en serio las indirectas y vejaciones. En el hecho de comunicar, el acosador debe asegurarse de que el acosado y el entorno no piensan, no actúan, no comprendan.
De ahí que la víctima se encuentre sola, y será imprescindible que alguien intervenga enérgicamente en algún momento.

Los términos utilizados

El manipulador usará palabras abstractas que todos usamos frecuentemente, como progreso, libertad de expresión, competitividad, trabajo conjunto... pero que de tanto usarse significan cosas distintas según el contexto. 

¿Qué entiendes por progreso? si el significado es distinto para el acosador y para la realidad que comparte el público se evita caer en el engaño al no dar por supuesto algo.

Los falsos dilemas

El acosador usa frecuentemente opciones contrapuestas, pero que si las analizamos resultan ser complementarias. El engaño radica en hacerlas excluyentes: "Todos piensan que la víctima es perjudicial para la organización", como si la razón dependiera del número.

La estrategia

Hay que descubrir la falsedad de los argumentos. Para desenmascarar la falsedad es esencial saber a quién beneficia la situación de acoso. Ejemplos:

  • Basar la justificación del acoso en la incompatibilidad de dos encuentros que no eran coincidentes en fechas
  • Atribuir provecho oculto a la víctima sin pruebas
  • Acusar a la víctima de aprovecharse cuando es la única que trabajaba
  • Argumentar que se toman decisiones en bien de la víctima sin consultarla, como cambiarle las funciones y tratarla de incapaz
  • Acusarla de boicotear su propio trabajo

Procedimiento estratégico

Se trata de mezclar las insinuaciones malintencionadas, la calumnia y la mentira. Por un lado impide la defensa del acosado al ser anónimo, y por otro lado crea angustia porque utiliza argumentos "lógicos". Es decir, no ataca de frente pero el ataque se justifica como cargado de buena intención.

La contradicción

Las falacias son las mentiras que sustenta el argumento del acosador y en toda falacia hay una insinuación y un malentendido, por ello hay que estar alerta y detectarlas. Ejemplos: preguntas trampa para dejar en evidencia o bulos

Incongruencia

La lógica desconcertante del manipulador provoca desconcierto, sorpresa en el manipulado, y con ello bloquea la acción del oyente.

En conclusión, hay que seguir la "lógica" del acosador pues éste trata de acusar a la víctima de sus propias intenciones y como si se tratara de un espejo, de sus propios errores y miedos.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Fernando Sanz Delgado

Licenciado en Psicología. Máster en Prevención de Riesgos Laborales

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame