Arbitraje y conciliación

Los principios de la conciliación en los casos muy graves deberían contener estas características:

  • Ser una discusión ética, es decir, que pueda ser defendida por ambas partes
  • Ser un procedimiento formal acordado por las partes
  • Evitar totalmente los daños físicos y sociales
  • Tratar a las dos partes como si estuvieran al mismo nivel: no tratar a nadie de forma condescendiente
  • Hacer propuestas independientes
  • El empleador y víctima tienen un representante cada uno
  • Se acordará una solución de compromiso, será un acuerdo jurídico vinculante
  • En la mayoría de los casos la víctima necesitará rehabilitación psicológica

El objetivo principal de la conciliación es solucionar el conflicto concediendo derechos fundamentales a la parte más débil. 

Pre-requisitos para comenzar una conciliación:

  • El conciliador debe ser aceptado por la parte de mayor rango
  • Si se llega a un punto muerto ambas partes deben tener derecho a aplicar represalias basadas en la presión social
  • También se puede publicitar este bloque como forma de romper este bloqueo, se crea un interés moral
  • Una audiencia imparcial será testigo 
     

En muchos casos el empleador no ofrecerá un indemnización a la víctima y la víctima pide algún tipo de rehabilitación o garantía. 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Fernando Sanz Delgado

Licenciado en Psicología. Máster en Prevención de Riesgos Laborales

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame