Introducción: ¿Por qué conocernos es útil?

Cuando en el trabajo, y en otros aspectos de nuestra vida, nos damos cuenta de que estamos haciendo mal las cosas nos preguntamos por qué sucede eso.

En muchos casos es porque la tarea que realizamos o no nos gusta o no tenemos los conocimientos o las capacidades para realizarla.

Entonces decimos cosas como "si yo hubiera sabido que no iba a poder madrugar tanto no habría aceptado este trabajo", o "estoy harta/o de sonreir al público, ¿seguro que es necesario?", o "mi inglés está más oxidado de lo que pensaba".

Estos son solo algunos ejemplos de situaciones en los que nuestros conocimientos, nuestras aptitudes o nuestras actitudes no se corresponden con lo que nos pide un puesto de trabajo.

Seguro que tomaríamos mejores decisiones si antes de aceptar un trabajo supiésemos  con certeza si cumplimos realmente el perfil solicitado. Para eso hay que conocerse a sí mismo.

Generalmente, las administraciones públicas definen las funciones de las categorías profesionales y los requisitos de titulación precisos. Las empresas establecen unos requisitos para los aspirantes a sus ofertas laborales y establecen las tareas a desarrollar. Es decir, podemos indagar y averiguar qué piden de nosotros y en qué consiste el trabajo al que aspiramos.

Lo difícil es establecer si realmente cumplimos esos requisitos. Para eso, debemos mirar hacia adentro y responder sin engañarnos. Es muy fácil querer ser conductor de autobús, lo difícil es aceptar que tenemos problemas de lateralidad.

Lo que nadie nos dice ni en el sector público ni en el sector privado es lo relativo al código oculto de conducta. Nadie nos dice qué está bien visto o mal visto por compañeros/as y jefes/as, nadie nos dice lo que realmente se espera de nosotros. Son aspectos que tenemos que resolver por nuestra cuenta y que entran en otro capítulo: el de las relaciones con los demás.

De momento vamos a mirar hacia adentro con el convencimiento de que:

-Cuanto mejor me conozca, mejor podré elegir.

-Cuanto mejor me conozca, tendré menos dudas.

-Cuanto mejor me conozca, tendré más seguridad y mayor autoestima.

-Cuanto mejor me conozca, seré más feliz (o no, pero sabré por qué no).

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame