Educar en responsabilidad

En el capítulo 10, referido a los factores de protección, he utilizado el concepto de responsabilidad en dos ocasiones: la primera, en el apartado del autoconocimiento, como forma de tomar conciencia los jóvenes de que sus actuaciones tienen repercusiones para sí mismos y para los demás; la segunda, en el apartado de la toma de decisiones, respecto a asumir y afrontar las consecuencias de las mismas. 

El término de responsabilidad abarca, básicamente, dos esferas: la de la Ética y la Moralidad, y la del Derecho. Sin entrar en un estudio detallado del mismo, se puede decir que los usos más comunes de dicho término son los siguientes (extraído del libro de "Filosofía y Ciudadanía" de 1º de Bach, Ed. Oxford Educación, pag. 156): 

  1. Como respeto a las normas: expresa el cumplimiento de los deberes, obligaciones, etc. 
  2. Como imputación: se atribuye a alguien la autoría de algún acto que, por lo general, es calificado de contrario a las normas. 
  3. Como reparación de un daño: indica la obligación de responder con algo para resarcir al damnificado tras una conducta. 
  4. Como respuesta ante alguien: se emplea para nombrar a alguien que ha de dar cuentas de algo a otra u otras personas. 
  5. Como cuidado u ocupación: se refiere al hecho de hacerse cargo de una tarea, una cosa o una persona. 

 

"El primero de los sentidos solo afecta a la moral en un sentido muy limitado...".

"Los dos sentidos siguientes ... entran de lleno en la esfera del Derecho.".

"Sólo los dos últimos (...) son los que más de lleno competen a la reflexión ética.".

Normas

 

En lo que al objetivo educativo de este curso se refiere, se puede decir que nuestra tarea con los jóvenes respecto a la responsabilidad, abarca los cinco usos del término. Así, debemos transmitirles que: 

  • Hay que cumplir las normas. 
  • A veces los actos tienen responsabilidades penales. 
  • En ocasiones hay que rendir cuentas o otros de nuestros actos y restaurar los posibles daños causados. 
  • Se deben asumir tareas que, aunque no apetezcan, son enriquecedoras y beneficiosas para uno mismo y para los demás. 
¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Marta Tamayo Loyo

Habilitada en Educación Social y licenciada en Filosofía y Letras (Geografía e Historia)

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame