Educar en el arte de pedir lo que se necesita

Pedir

Aprender a pedir lo que se necesita es toda una virtud. Pedir desde la asertividad (no desde el victimismo ni desde el autoritarismo) ennoblece al ser humano porque le hace alejarse de la autosuficiencia soberbia y de la autoexigencia demoledora.

En el Programa Terapéutico Proyecto Hombre, se manejaba (como parte de su "filosofía no escrita") lo que se llamaban "las tres reglas de vida", que aludían a la necesidad de todo ser humano de afecto y reconocimiento

Eran estas: 

1. "Yo solo no puedo".

2. "Necesito de los demás". 

3. "Pido lo que necesito".

 

Enseñar a pedir a nuestros jóvenes en esta clave, con responsabilidad, les ayuda a conectarse con "el yo real" (no el de la imagen proyectada) y a empatizar con los demás, porque reconocerán cuándo alguien también necesita algo de ellos. 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Marta Tamayo Loyo

Habilitada en Educación Social y licenciada en Filosofía y Letras (Geografía e Historia)

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame