Introducción a la Educación de los Hijos

Imagina por un momento que tuvieras que criar y educar a tu hijo en un medio salvaje. Donde diera sus primeros pasos entre serpientes y depredadores.

¿Cuánto crees que duraría su vida en esas circunstancias?, y ¿tu equilibrio nervioso donde estaría?. Sin embargo los animales lo hacen. Enseñan a sus hijos a cazar, a cuidarse de ser cazados y a evitar peligros topográficos, sin que por ello observes a madres y padres alterados y nerviosos. Con total confianza realizan el trabajo de guiar e inculcar a sus crías seguridad y calma mientras que su lazo de amor, lejos de alterarse, se acrecienta día a día.

Imagina ahora, los peligros a los que está expuesto tu hijo en casa, con disyuntores de electricidad automáticos, equipos electrónicos de seguridad para las piscinas, juguetes de materiales especiales y con piezas de tamaño que no puedan tragarse, a todo esto las primitivas madres humanas los criaban sorteando precipicios mientras sus hijos aprendían a gatear.

Si hoy debiéramos criar a nuestros hijos en esas circunstancias, no solo morirían casi todos a temprana edad, sino que madres y padres llegarían al suicidio o la locura a causa del stress. Los lazos familiares se destruirían, y ni pensemos en las consecuencias psicológicas de los adolescentes que sobrevivieran a tan estresante niñez.

Pensarás que muchas crías humanas morían en épocas primitivas, pero puede demostrarse de manera simple que una tasa de mortalidad elevada nos habría extinguido como especie a causa de nuestra baja capacidad reproductiva.

Este planteamiento es el que me hice al educar a mi hija, la cual hoy es ya una maravillosa adolescente, feliz, alegre, juvenil, segura, además de responsable y cariñosa.

Como educador de animales y estudioso del comportamiento pedagógico salvaje me llamaba poderosamente la atención ver a algunas madres humanas zamarreando a sus hijos por las calles acompañados de gritos. A los hijos caprichosos en las tiendas que tocaban todo lo que no debían o se dirigían a la calle peligrosamente, mientras sus madres corrían detrás exasperadas.

cabra


¿Porqué un cabrito de la montaña sabe desde tierna edad que no debe acercarse a determinadas partes de un precipicio? ¿son acaso más inteligentes que nuestros hijos?, sin duda que no. Nuestros hijos alcanzan a los 2 años el grado de inteligencia de un lobo adulto, y a los 6 el de un chimpancé, para superar intelectualmente a partir de esa edad a todos los animales.

Estos métodos son los mismos que me permitieron que mi hija se criara en una relación distendida y cariñosa, donde los lazos se han fortalecido.

A los 11 meses daba sus primeros pasos y si se dirigía a un lugar peligroso, yo solo debía decirle que no, con total calma, para que ella se aleje del sector y venga a buscar afecto conmigo como cualquier cachorro animal con sus padres.

Esta relación tan simple y natural, no solo te dará resultados inmediatos en la primera infancia, sino que facilitará las cosas en la conflictiva etapa adolescente, cuando ya los peligros son diferentes, pero no menos graves.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame