Relación entre el ahorro y la inversión

El ahorro que realiza un país es fundamental para poder financiar las nuevas inversiones que quiera acometer, lo que redundará en un mayor crecimiento de su economía y, a largo plazo, en un mayor nivel de vida.

La renta que genera un país se destina, una parte al consumo y otra parte al ahorro, existiendo una relación directa entre dicho ahorro y la inversión.

En toda economía siempre se cumple:

 

Ahorro = Inversión

 

Por tanto, para que un país invierta más, debe consumir menos y ahorrar una parte mayor de su renta.

Vamos a tratar de explicar el por qué de esta igualdad (Ahorro = Inversión) (a ver si lo conseguimos).

Para simplificar la explicación (falta nos hace), supondremos que se trata de un país que no tiene comercio exterior (no exporta ni importa), por lo que el PIB viene definido como:

 

Y = C + I + G

 

Donde: Y (PIB), C (Consumo), I (Inversión), G (Gasto Público).

Si despejamos la inversión, tenemos que:

 

I = Y - C - G (Ecuación 1ª)

 

Por otra parte, la renta generada se destinará, una parte al ahorro (S) y otra al consumo (tanto al privado "C", como al público "G"):

 

Y = S + C + G

 

Si se despeja el ahorro (S) tenemos que:

 

S = Y - C - G (Ecuación 2ª)

 

Ahora, relacionando la Ecuación 1ª con la Ecuación 2ª tenemos que:

 

I = S

 

Luego, hemos demostrado (sí, sí, lo hemos demostrado... que corra el champán) que el ahorro es igual a la inversión.

 

Economía con sector exterior

La relación que acabamos de explicar (S=I) también se cumple cuando se considera el sector exterior. En este caso:

 

Y = C + I + G + NX

 

Donde (NX) es la posición neta de comercio exterior (exportaciones importaciones).

 

Si operamos con la ecuación tenemos:

 

Y - C - G = I + NX

 

Por otra parte, ya vimos antes que el ahorro se puede expresar:

 

S = Y - C - G

Luego, podemos concluir que:

 

S = I + NX

 

Por otra parte, la posición neta de comercio exterior (NX) es igual a la inversión exterior neta (IEN). Más de uno se preguntará que "¿por qué?". Vamos a tratar de verlo con un ejemplo:

Supongamos que España tienen un superávit comercial con Japón (NX > 0) (se trata de un ejemplo, que nadie ponga el grito en el cielo).

Las empresas exportadoras españolas irán al Banco de España a cambiar los yenes recibidos por pesetas, lo que producirá un aumento de sus depósitos en yenes. Por tanto, España aumentará su posesión de activos japoneses (el yen es un activo japonés), o lo que es lo mismo, incrementará su inversión exterior neta (en la misma cuantía que el superávit comercial).

 

Por tanto:

S = I + IEN

Es decir, que el ahorro es igual a la inversión interior más la inversión exterior neta.

Si España ahorra una determinada cantidad, ésta se destinará bien a financiar la inversión interior, bien a financiar la inversión exterior.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame