Introducción

El primer paso, el más importante y el que va a determinar un buen dibujo, es el encaje.

Con la palabra "encaje" estamos diciendo algo tan sencillo como "meter en una caja". Todo puede ser metido en una caja que nos dé, a grandes rasgos, un esbozo de la figura final y que nos ayude a delimitar sus proporciones. Podría compararse con el estuche de una guitarra, que tiene la forma de la guitarra pero sin sus detalles. Éstos llegarán luego, cuando tengamos completamente delimitadas tanto las proporciones de altura y anchura como las que guarda con el resto de objetos cercanos o un paisaje. Nada puede estar fuera de su sitio, de su caja, porque estaría desproporcionado; a no ser que sea un efecto pretendido por el artista, utilizando el alargamiento, desfiguración, como estudiaremos más adelante. Pero es necesario aprender a encajar los objetos como base de la posterior creatividad.

En las primeras etapas del aprendizaje del dibujo, para tantear la ubicación correcta y el tamaño de una o varias figuras u objetos sobre el papel, los manuales enseñan a reducir sus formas complejas a unos esquemas estructurales muy simples, generalmente geométricos, más fáciles de memorizar y rectificar en caso de error.

Encaje inicial de botella basado en un esquema estructural muy simple

Encaje inicial de botella basado en un esquema estructural muy simple 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame