Alcance de la ToC

Una de las más importantes novedades que trae el Enfoque ToC es el vínculo que establece entre herramientas técnicas de gestión de políticas, programas y proyectos con los diferentes análisis críticos de los enfoques de desarrollo y cooperación internacional que existen actualmente, evitando así intervenciones estrictamente tecnocráticas. Sabemos bien que el problema de la falta de desarrollo en los países mal llamados en algún momento “del tercer mundo” es principalmente un asunto de carácter político y no técnico, razón por la cual es imprescindible que cualquier intervención técnica esté profundamente comprometida e identificada con una perspectiva teórica y política pues de ello dependerá su real eficacia.  

 

De acuerdo a esta perspectiva crítica, el Enfoque ToC facilita la deconstrucción de los supuestos básicos implícitos que están detrás de los modelos de desarrollo y de sus programas de implementación. Atiende así a los diferentes llamados realizados por la comunidad internacional en foros de alto nivel como Paris, Accra y Busán, preocupado de manera muy especial por la evaluación de la eficacia de la cooperación internacional.

 

Debido a que reivindica permanentemente la necesidad de la participación comunitaria como fundamento de las intervenciones de desarrollo, este enfoque resulta particularmente muy útil para la población destinataria e interesados (stakeholders) de los programas y proyectos pues sustenta teórica y empíricamente la defensa de sus objetivos, expectativas e intereses.

 

Debido a su carácter sistémico y sintético, la ToC también presenta de manera nítida y esquemática toda la lógica de intervención de cualquier instrumento de promoción del desarrollo, enfatizando especialmente en las cadenas causales sustento de los resultados propuestos. Asimismo, define los objetivos a largo plazo, concebidos como visiones de éxito, para luego mapear retrospectivamente la ruta de transformación social, identificando los cambios necesarios que deben hacerse (es decir, las condiciones previas).

 

En tanto teoría que plantea el camino para alcanzar una determinada visión de éxito, propone un modelo de intervención completo y flexible desde el cual poner a prueba todas las hipótesis y supuestos fundamentales de soporte.

 

Ahora bien, ¿cómo sabemos si una ToC está adecuadamente planteada y va a garantizar la obtención de determinados resultados? Esta es una de las preguntas que intentaremos responder a lo largo de esta presentación. Como insumo inicial, podemos mencionar que existen al menos cuatro criterios estándar de calidad, consensuados por todas las instituciones que inicialmente desarrollaron este enfoque. Dichos criterios son los siguientes:

 

  • Plausibilidad: Este criterio está referido a la lógica y la coherencia de cada uno de los componentes de la Cadena de Resultados, presentación síntesis de las propuestas de intervención diseñadas desde este enfoque. Dicha lógica debe recoger todas las lecciones aprendidas desarrolladas en el sector correspondiente a lo largo de toda su experiencia. Interesa de manera muy especial el profundo conocimiento que los diseñadores y gestores de las propuestas tengan en el sector (o sectores) de intervención, en el contexto específico de trabajo (país, región, localidad) y con los actores sociales participantes e interesados.  
  • Viabilidad: Este criterio está referido a las posibilidades realistas de lograr los efectos e impactos propuestos, las mismas que dependerán principalmente tanto de las capacidades efectivas de todos los actores involucrados en la intervención como de las condiciones actuales y futuras del respectivo contexto.
  • Capacidad crítica: Referida a los instrumentos de análisis de supuestos y a los indicadores de cambio concebidos como instrumentos de medición de logros alcanzados. Este criterio cobra una importancia fundamental si recordamos que nos encontramos actualmente en un contexto particularmente crítico, cuestionador, de la eficacia y eficiencia de las intervenciones de promoción del desarrollo llevadas a cabo hasta el momento.
  • Alcance apropiado: Este criterio alude a la capacidad que tiene la propuesta de intervención para ser comunicada con facilidad a todas las audiencias clave en la intervención, especialmente a aquellos actores que tienen un mayor protagonismo y, al mismo tiempo, una condición particular de vulnerabilidad.

 

El Enfoque ToC se encuentra altamente difundido entre organismos gubernamentales, no gubernamentales, multilaterales, académicos y filantrópicos dedicados a la facilitación y/o financiación de procesos de promoción de desarrollo en diferentes países del mundo. De esta forma, constatamos que organizaciones como Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Departamento de Desarrollo Internacional de Reino Unido (DFID), la Agencia Sueca de Cooperación para el Desarrollo Internacional (SIDA), la Agencia Australiana para el Desarrollo Internacional (AusAID), la Agencia Irlandesa para el Desarrollo Internacional (Irish AID), CARE, Christian Aid, Hivos, WWF, Banco Mundial, PNUD, Fundación Ford, Fundación Kellogg, Fundación Rockefeller, Instituto Real de Tecnología de Melbourne (RMIT), el Instituto de Estudios de Desarrollo de la Universidad de Susexx (IDS), el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá (IDRC) entre otros, trabajan desde hace algún tiempo con este enfoque.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

JOSE ANTONIO MONJE

Antropólogo social. PhD (c) en Sociología.

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame