Proceso de coaching. Fase de la realidad

El criterio más importante a la hora de analizar la realidad, es la objetividad. La objetividad está sujeta a grandes distorsiones, causadas por las opiniones, las expectativas o las esperanzas. La conciencia consiste en ser capaz de percibir las cosas como son, la conciencia de uno mismo consiste en conocer los factores internos que distorsionan la propia percepción de la realidad. La mayoría de las personas creen ser objetivas, pero la objetividad absoluta no existe. La realidad es la situación actual con respecto a su objetivo.

REALIDAID

 

Para acercarse a la realidad, tanto el coach como el cliente han de evitar las distorsiones. Esto exige que el primero se muestre muy imparcial, y pueda formular las preguntas de manera que el cliente se vea obligado a dar respuestas basadas en hechos.

En la medida de lo posible, el coach ha de usar y fomentar al cliente la terminología descriptiva en lugar de la valorativa. Así se contribuye a mantener la imparcialidad y la objetividad reduciéndose la autocrítica negativa que distorsiona la percepción.

El coach debe profundizar en la conciencia del cliente formulando preguntas en las cuales ayuden al cliente a estructurar sus pensamientos. Se debe penetrar en la profundidad de la conciencia para obtener una buena información. Los problemas han de resolverse en un nivel más profundo que aquel en el que aparecen... si queremos que desaparezcan para siempre. La conciencia corporal comporta una autocorrección automática. Es importante identificar las emociones del cliente, y para ello insistimos en llegar a un nivel profundo de conciencia.

Las preguntas de la fase de la realidad en coaching deben comenzar con términos interrogativos tales como qué, cuándo, dónde, quién y cuánto. Cómo y por qué han de usarse sólo ocasionalmente. En la fase de la realidad del coaching, los hechos son fundamentales y deben analizarse todos. El coach ha de estar alerta y escuchar y observar los comportamientos del cliente. Una pregunta clave en la realidades “¿Qué has hecho al respecto hasta ahora?” seguida de “¿Cuáles han sido los resultados de esa acción?”.

 

A esta fase, al igual que la de objetivo, es importante dedicarle tiempo investigando al detalle en el cliente antes de pasar a las opciones, como veremos en el próximo capítulo.

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame