La aplicación del coaching

Las oportunidades más corrientes para aplicar el coaching en el trabajo son las siguientes:

  • Motivación del personal.
  • Delegar.
  • Resolución de problemas.
  • Relaciones interpersonales.
  • Refuerzo del equipo.
  • Valoraciones y evaluaciones.
  • Rendimiento.
  • Planificación y revisión.
  • Desarrollo de personal y trabajo en equipo.

 

La lista es muy larga y todas las oportunidades pueden tener cabida, pero son sin duda las mencionadas las que deben considerarse como más importantes a la hora de realizar una sesión de coaching.

El coach y directivo puede ser menos formal, de manera que en la conversación desarrollada de un modo normal, la palabra coaching no aparezca. En cualquier caso, entre gerente y empleados es habitual breves interacciones cotidianas. Es en estos casos cuando la interacción, a la que no consideramos como coaching, podría ser simplemente una pregunta. Ahora bien, las palabras escogidas, la intención y el efecto podrían ser distintos. En definitiva, estas pueden ser las cualidades más corrientes de un proceso de coaching.

Practica Coaching

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame