Necesidad de la evaluación

La evaluación es la última fase en un proceso de coaching, donde se comprueba el resultado obtenido y constituye una herramienta para cualquier profesional, ya que es al final de esta etapa de evaluación cuando podremos señalar los resultados alcanzados.

En las primeras fases se desarrolla un sistema de evaluación para medir logros y crear estrategias que garanticen el progreso del coachee. Durante cada sesión se motiva al coachee para que se establezca metas que le ayuden a conseguir los resultados que pretende alcanzar y, al final de cada sesión, hay que ver si se está satisfecho respecto a la consecución del objetivo marcado.

 

Para evaluar el seguimiento hay que analizar una serie de cuestiones:

  • Qué grado de confianza tiene el coachee en el plan de seguimiento.
  • Si existe algún obstáculo que podría dificultar el seguimiento.
  • Qué es lo más difícil de hacer.
  • Cómo sabe el coachee que han aparecido dificultades.
  • Qué recursos tiene para superar estas barreras.
  • Cómo recordará lo aprendido.

Las sesiones de seguimiento no solo garantizan el progreso del coachee sino que también aportan un sentido de cierre continuo de la relación, y se pueden prolongar durante un tiempo según las necesidades del coachee hasta que los contenidos queden interiorizados y adquiera nuevos hábitos que garanticen el mantenimiento de los logros alcanzados.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Gema Bienvenido Hermida

Máster en dirección de recursos humanos y Licenciada en administración y dirección de empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame