La figura del coachee

El coachee es la persona que recibe los servicios del coach para ayudarlo a dirigir un momento de su vida, sea personal o profesional.

El coachee acude al cocach por voluntad propia porque ha identificado algunos ámbitos en su vida que quiere mejorar. Cada coachee tiene su personalidad y sus circunstancias, diferentes a las del resto de clientes, por eso mismo no hay un modelo de comportamiento concreto a seguir.

El coachee debe ser capaz de tomar decisiones importantes en condiciones de incertidumbre y hacer frente a situaciones difíciles que se le puedan presentar.

 

En un proceso de coaching los condicionantes sociales son muy importantes, es decir, las relaciones con la familia, amigos y trabajo. La familia es el principal apoyo y quien más influye en el bienestar del cliente. Las relaciones con amigos mejoran el desarrollo de hábitos sociales y estimula la mente. Y, por último, el trabajo da significado a lo que es uno para sí mismo y para los demás.

 

Los aspectos cognitivos también juegan un papel importante porque determinan cómo la persona hace frente a las circunstancias que le rodean a través de la formación de esquemas mentales y expectativas, que hacen que interpreten de una forma u otra las situaciones de su vida.

La percepción, la atención y la memoria en el coachee son importantes porque hacen que vea de una forma o de otra la realidad, las cosas no son de una manera u otra sino que cada uno las interpreta y las percibe según sus experiencias y expectativas.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Gema Bienvenido Hermida

Máster en dirección de recursos humanos y Licenciada en administración y dirección de empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame