Capacidades cognitivas y la confianza en el trabajo

Capacidades cognitivas y el ensayo mental

Las capacidades cognitivas son el conjunto de ideas, mapas, proyecciones y estrategias que posee nuestra mente y que nos hacen llegar a un objetivo prefijado con anterioridad. Normalmente nuestras acciones se ven condicionadas por estas “ideas”  que ya hemos adquirido, alguno de ellos, como únicos. Es entonces cuando el papel del coach es importante, ya que tratará de instruir a la persona de manera que le permita establecer un cambio en su forma de actuar en un entorno determinado.

Para conseguir que la persona o alumno pueda establecer un enfoque mental diferente, el coach deberá tener en cuenta los diferentes canales de presentación que se pueden utilizar mediante los que se establecerá una mayor captación para procesar con más rapidez toda la información. Estos canales son, la vista, el oído y el movimiento corporal.

Cada persona, establece una realimentación con su ámbito laboral, a través de un canal diferente. Por ejemplo, si la persona o alumno utiliza la vista, como uno de sus canales principales, será importante que establezcamos esquemas o diagramas que visualmente capte la atención más rápidamente así como una asimilación más eficaz. Lo ideal es usar el o los canales que más use o entienda la persona.

Es en este ámbito donde aparece el ensayo mental, el cual es uno de los métodos más importantes a tener en cuenta para lograr el éxito, consiste en visualizar o vislumbrar a través de nuestra mente, no solo el hecho de conseguirlo, sino a nosotros mismos dando los pasos adecuados para llegar a nuestra meta. Los pasos a enseñar a la persona para que realice la visualización correctamente son:

Paso 1

Escogemos qué hábito o habilidad queremos mejorar.

Paso 2

La persona, alumno o guiado, deberá imaginarla en acción tal y como le gustaría que fuese como si fuera un espectador.

Paso 3

Ahora deberá inducir a la persona a que visualice la misma acción de antes, pero siendo él mismo el protagonista, sin perder las habilidades y formas que le dio anteriormente a la imagen que visualizó en el paso 2.

 

Hay que destacar la importancia de la influencia que puede recibir la persona a través del grupo de individuos que le rodean en su entorno laboral. No debemos olvidar que se pueden transferir muchas de las estrategias que se establezcan, a través del intercambio de ideas.

El coach, deberá analizar muy de cerca el nivel de respuesta que posee la persona  cuando comete errores en vez de aciertos a la hora de conseguir su objetivo. Las dificultades siempre hay que tenerlas en cuenta, ya que requieren ser estudiadas de cerca para poder encauzarlas de manera que no nos estén entorpeciendo continuamente pero de una manera tranquila y sosegada, es decir, sin obsesionarnos con éstas.

Para ayudar a conseguir la distancia que la persona necesita para que las dificultades no cierren o interrumpan su mente, pruebe a realizar ejercicios como el que le indicaremos a continuación:

Paso 1

Visualice sus errores en tercera persona, es decir, véalos como si se tratase de una película y usted es un espectador.

Paso 2

Traduzca esos errores en realimentación constructiva, o lo que es lo mismo, tómelos como una ayuda que va a darle la posibilidad de establecer un nuevo camino que le dirija hacia el éxito.

Paso 3

Ahora por último, visualice una acción reciente, en la que usted como protagonista ha conseguido llegar hasta donde se propuso.

 

Este sencillo método de tres pasos, ayudará a la persona, a establecer una conexión diferente con las dificultades que pueda encontrarse teniéndolas en cuenta, las utilizará como uno de sus principales apoyos para conseguir sus objetivos.

 

3.2. Metacartografía e imaginación

La metacartografía es el proceso que se establece con el objetivo de ayudar a las personas a identificar primero y modificar después. Es corriente que encerremos nuestras opciones en una sola sin dar lugar a otras porque estamos seguros de nuestra elección. El coach deberá establecer diferentes estados en los que la persona ampliará su forma de actuar con respecto a la anteriormente escogida por él. Esto le indicará como se pueden modificar elecciones que anteriormente no han sido las adecuadas. La identificación de varias opciones ayudará a modificar posteriormente aquello que la persona daba como única opción a seleccionar.

La imaginación también debe ser incluida como un buen método de transformación hacia la consecución de un objetivo, sin olvidarnos, que tratamos de conseguir realidades y no sueños.

Un coach establece una distancia principal entre aquello que es posible de realizar y aquello que sólo se puede alcanzar de una manera imaginaria. ¿Cómo saberlo?, muy sencillo, tomando el papel de crítico y señalando cada uno de los aspectos que influyen en la persona, para imaginar un proyecto u otro. Un coach eficaz, debe descubrir antes de que se produzcan, aquellos problemas que impedirán conseguir un objetivo. Para ello deberá utilizar una perspectiva de futuro, o lo que es lo mismo, utilizar el “¿qué pasaría si…?”.

 

3.3. La Confianza

Una de las labores más importante del coach, es transmitir la confianza que tiene en sí mismo hacia la persona. La persona, alumno o guiado debe creer plenamente en sí mismo y saber que es capaz de conseguir sus objetivos y eso hay que hacérselo saber. Siempre habrá que hacerle ver, que él será el único responsable de su éxito y que de nada servirá saber el camino o que visualice su objetivo como algo ya conseguido, si no cree plenamente en que podrá alcanzarlo. El éxito depende de él.

La confianza en el trabajo, se puede lograren en el día a día de acuerdo a los resultados que vayamos obteniendo, por lo cual es recomendable motivar en forma permanente a la persona, lo cual puede hacerse con mensajes que sean efectivos y lleguen directamente a ser reconocidos de una manera clara y satisfactoria, como por ejemplo:

  • Eres importante.
  • Siempre buscas soluciones reales y posibles a los problemas.
  • Tus aportes siempre nos sirven.
  • Eres valioso.
  • Eres bienvenido aquí. Formas parte de este lugar.
  • Tu presencia es muy apreciada.
  • Gracias por opinar.
  • Mereces todo nuestro reconocimiento.

Con estos mensajes se trata de hacer sentir a la persona que es incondicionalmente valorada, lo que le ayudará a aumentar su deseo de contribuir y de triunfar en la empresa.

 

3.4. Saber escuchar

Hasta ahora hemos formado parte muy activa de todo lo que acontece alrededor de la persona. Damos nuestras opiniones, razonamos métodos, establecemos metas, destacamos cualidades, conversamos, guiamos, hacemos sentir lo que creemos está bien o acertado dentro de lo que se quiere.

Un coach debe tener en cuenta la importancia del silencio, es decir, saber escuchar y dejar que la persona diga todo lo que quiera decir. Esta es una de las formas imprescindibles de estar ahí para la persona. Cuando escuchamos, la persona se siente tranquila y piensa que lo que dice tiene una acogida positiva.

Quien escucha, no realiza apuntes, ni ofrece consejos, ni hace preguntas, sino que se limita a respetar el tiempo de exposición del otro.

Se recomienda hacer el ejercicio de hablar con alguien sin interrumpirlo.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Salvador Aparicio Matamala

Ingeniero Comercial, Licenciado en Ciencias de la Administración de Empresas

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame