El templo

Era la residencia de la divinidad y la edificación más importante. Su distribución se organizaba para propiciar un ambiente de misterio y conocimientos secretos vinculados a los dioses y sacerdotes.

Las distintas habitaciones que lo componían iban siendo más bajas y menos luminosas a medida que se avanzaba hasta llegar al santuario, donde se guardaba la imagen del dios.

El acceso al interior estaba restringido, solo podían entrar los funcionarios, escribas y sacerdotes. El pueblo podía seguir las ceremonias desde los pilonos de la entrada.

Entrada al templo de KarnaK

El templo representaba un microcosmos: el mundo terrestre y el mundo celeste. Las columnas (tierra) se alzan hacia lo alto (cubierta). En el techo se representaba el cielo lleno de constelaciones.

Columnas del templo de Luxor

El modelo de templo se configuró durante el Imperio Nuevo. 

Constaba de las siguientes partes:

  • Avenida de esfinges que llevaban hasta la puerta flanqueada por dos pilonos o cuerpos trapezoidales cubiertos de relieves.
  • Sala hipétrea o patio de las procesiones.
  • Sala hipóstila.
  • Cámara del tesoro y dependencias auxiliares.

 

En el templo se realizaba el ritual de la momificación: antes de entrar en su tumba, el cuerpo del faraón debía depurarse y prepararse para la eternidad.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Conoce al autor

Aurora Rodríguez Naranjo

Licenciada en Filología Hispánica. licenciada en Filología Italiana

Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame