Finales con muchos peones (5)

(50) Finales de torres
Finales con muchos peones 
(Guillermo Gutiérrez)

Ajedrez

La posición de análisis procede de una partida entre Lilienthal contra V. Smyslov, disputada en 1941.

Las blancas tienen un peón de más, y los peones negros son fácilmente atacables. En estos casos, una defensa pasiva de los peones débiles equivale a resignarse sin esperanza. Pero en la posición del diagrama las negras pueden aprovechar la magnífica situación centralizada de su monarca, mientras su oponente está relegado a la primera horizontal, y esto le vale para hacer tablas.

Se continuó: 1...g5! 2.Txh7 Txa2 3.Th6+ Re5 4.Txc6 Re4 5.Txc5 Limpieza total de peones negros en el flanco de dama. Las negras aún van a sacrificar otro peón para asegurar con ello la ocupación de la casilla f3 con el rey y lograr de esta manera el empate. 5...f4! 6.exf4 Rf3 7.h3 Ta1+ 8.Rh2 Ta2+ 9.Rg1 Ta1+= tablas.

 

(51) Finales de Torre
Finales con muchos peones 
(Guillermo Gutiérrez)

Ajedrez

La realización de pequeñas ventajas posicionales en un final de torre tropieza casi siempre con grandes dificultades.

Requiere elevado dominio técnico y, a veces, ante una defensa exacta, no puede llegarse a forzar la victoria. Por otra parte, no es fácil conducir la defensa por el bando débil y conocidos maestros, y aún grandes maestros, cometen errores que llevan directamente al desastre.

El final que estudiaremos en esta lección procede de una partida entre Sokolsky contra Cholmov, disputada en el XXI Campeonato de Ajedrez de Rusia. La ventaja posicional de las negras salta a la vista.

La torre se encuentra en posesión de la única columna abierta (h), y el rey se encuentra centralizado en la casilla e4. Se amenaza la entrada de la torre por h1 y atacar al peón blanco de a4.

Una defensa pasiva en esta posición es inaceptable. Por ello, Sokolsky jugó lo único bueno que se podía hacer: intentar el desarrollo de su juego a toda costa. 1.d4+! (La computadora ofrece la siguiente continuación para las blancas: 1.a5 Th3+ 2.Rf2 d5 3.d4+ Rd6 4.axb6 axb6 5.dxc5+ bxc5 6.Ta3= y el dictamen es de juego igualado) 1...Rf6 (Ante  1...Rd5 se puede proseguir con  2.dxc5 bxc5 3.Td3+ Re5 4.e4! Th3+ 5.Re2 Th2+ 6.Rf3=, si en la jugada 5 las negras cambian las torres, el final de peones es favorable para las blancas.) 2.dxc5 dxc5 (Después de 2...bxc5 3.a5 Re7 4.Tb3 Rd7 las posibilidades no son malas para el primer jugador. ) 3.Td3 Re7 4.a5 Th1 5.Re4 Tb1 6.axb6 axb6 7.Re5 f6+(A la jugada  7...Txb5 seguiría  8.f6+ Re8 9.Rd6 c4 10.Td1 y si aquí el negro responde con  10...Tb3 (a situación de equilibrio lleva la jugada  10...Rf8 11.Ta1 Ta5 12.Tb1 b5 13.Rc5 Rg8³) las blancas tienen una peligrosa variante, veamos:  11.Rc7 Td3 12.Th1+-) 8.Rd5 Txb5 9.Ta3= y se acordaron las tablas.

El final de peones resultante es de tablas. El lector que haya tenido la paciencia de seguir paso a paso cada una de las lecciones de este curso de Finales de Torres, desde los más sencillos hasta los más complicados, quizás espere como último ciertas fórmulas o recetas fijas para el exacto tratamiento de estos finales.

Pues déjeme decirle que no las encontrará. El exacto tratamiento, incluso en los finales simples, depende de muchas finezas posicionales, cuyo atomizado análisis no es posible sin desmesurada fatiga y reiteración.

Habría que trabajar con minuciosidad y detención exhaustiva cientos de variantes, para llegar a tan complejo conocimiento ajedrecista. Lo importante es que las ideas fundamentales explicadas se comprendan, que se les conserve en la memoria, y sobre todo, que haya sentido para aplicarlas.

A continuación se indican algunas reglas generales que la experiencia de muchos años ha acumulado, y que pueden ser útiles al lector para ayudarle a encontrar el camino justo ante el confuso laberinto de variantes que, con frecuencia, se presentan en la práctica de la partida (Sugerencias extractadas de G. Lowenfisch y V. Smyslov, en su libro "Teoría de Finales de Torre"):

1) El final básico, fundamental, es el que se reduce a torre y peón contra torre. El difícil final con los peones de alfil o de torre, raramente se podrá jugar con corrección si no se conocen a fondo los ejemplos y posiciones tratadas.

2) La torre es una pieza de efectividad a distancia, y puede forzar al rey enemigo, por medio de jaques, a moverse hacia las casillas extremas del tablero. A menudo, esta persecución del rey constituye la única y exacta forma de defensa.

3) El resultado de una lucha puede depender, con frecuencia, de que el rey encuentre protección contra jaques en las proximidades de un peón libre. Recuérdese la regla de la casilla de escape.

4) Una torre en la séptima horizontal, cortando el paso al rey enemigo, representa una base para el emprendimiento de movimientos tácticos. En particular, la conjugación de fuerzas del rey, torre y peón es peligrosísima para el rey contrario limitado a la banda, sobre todo si el rey tiene protección contra jaques.

5) El bloqueo de un peón aislado protegido por su torre, ha de hacerse con el rey. La centralización del rey es, en general, muy importante en la conducción de los finales de torre.

6) Si una torre ataca un peón y la torre contraria está condenada a una defensa pasiva, el bando que posea la torre activa puede crear las condiciones precisas para ganar. Con ello no se habrá conseguido todo, pero puede ser el principio de fin.

7) Cuando una torre apoya un peón libre desde atrás, puede traer malas consecuencias para el bando defensor, a menos que pueda bloquear el peón con el monarca.

8) La torre tiene que colocarse detrás de los peones libres propios para hacerlos progresar hacia su casilla de transformación. También ha de ponerse detrás de los peones libres contrarios para frenar su avance.

9) Si se tiene que bloquear con la torre un peón contrario, libre y avanzado, se cae a menudo en una posición de zugzwang.

10) Aísle al rey contrario de los peones libres propios, para que no pueda salir a su encuentro.

11) Aísle al rey contrarios de sus peones, par aunque no pueda apoyar su avance.

12) En la creación de un peón libre, y en su avance, están a menudo las únicas posibilidades de salvación.

13) Si la torre enemiga se encuentra en  una posición pasiva, procure ampliar el campo de acción de la torre propia, aumentando su efectividad.

14) Si posee usted un peón libre, ingéniese para interceptar la acción de la torre contraria, interponiendo la propia como una barrera.

15) Es mejor una posición activa con un peón de menos, que una posición con material igual, pero pasiva.

16) El estudio de los finales con poco material (torre y peón contra torre y peón, torre y dos peones contra torre y un peón) le facilitará el estudio de los finales con mayor cantidad de peones.

17) La simplificación de un final con gran cantidad de peones y su reducción a otro menos complicado que permita un cálculo más preciso, es un importante procedimiento técnico, que ha de aplicarse, no obstante, discrecionalmente y con pleno conocimiento de causa.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame