Viola Liuzzo

Activista por los derechos civiles y la no segregación racial en Estados Unidos, nacida el 11 de Abril de 1925 en California (Estados Unidos), que se convirtió en la primera y única víctima blanca asesinada por este motivo.

Viola tuvo una vida que muchos la califican como “rebelde”, sin embargo fue una mujer que no se conformaba con el rol femenino establecido en la época, que luchaba por lo que consideraba justo y legítimo.

Además de activista por los derechos civiles de los ciudadanos afroamericanos, también formó parte de las luchas que se gestaban a nivel local en pro de una reforma educativa y una mayor justicia económica.

El 7 de marzo de 1965, se producirán unos altercados raciales de extrema gravedad y violencia en Selma (Alabama), cuando unos activistas que pretendían realizar una marcha desde esa localidad hasta Montgomery, son disueltos violentamente.

Se conocerá como el “Domingo Sangriento”, donde 200 policías (algunos a caballo) armados con armas de fuego, palos y gases lacrimógenos, atacarán a 500 manifestantes, causando numerosos heridos.

Esta actuación policial no detuvo a los líderes que habían convocado la marcha, quienes volvieron a convocarla para el 21 de marzo, con Martin Luther King al frente.

Viola, que había visto las imágenes de tan brutal represión en prensa, no dudó ni un segundo en acudir para apoyar a los afroamericanos en su lucha por la igualdad.

Fueron más de 3.200 personas las que comenzaron la marcha en Selma, llegando a Montgomery el 25 de marzo alrededor de 25.000 personas que se sumaron por todo el camino, que esta vez sí se realizó sin incidentes destacados.

Al finalizar la marcha, Viola subió en su coche a un joven afroamericano para llevarlo a su casa.

En este momento 4 miembros del Ku Kux Klan le siguen en su coche y  tratan de sacarla de la carretera, disparando finalmente sobre Viola y asesinándola.

Se acababa de convertir en la primera víctima blanca de la lucha por los derechos civiles de los ciudadanos afroamericanos en Estados Unidos.

Pronto se armó un gran revuelo en torno al asesinato, y los miembros del KKK fueron detenidos y juzgados (uno de los miembros era un informante del FBI), incluso apareciendo el presidente en la televisión pública para informar de la detención.

El funeral de Viola tuvo una afluencia masiva de ciudadanos que querían expresar su respeto por su lucha y actuación.

Mientras tanto, el juicio contra sus asesinos seguía su ritmo, utilizándose todo tipo de estrategias y artimañas (llegando a tildar el abogado defensor de los miembros del KKK a Viola como “una blanca negra”, en pleno alegato para justificar la actuación de éstos).

Finalmente el juicio se declaró nulo, ante la alegría de la mayoría del público presente, que despidió a los acusados con una ovación.

El juicio se repitió, y el jurado popular (blanco, igual que en anterior juicio) declaró a los acusados inocentes; aunque posteriormente serían condenados a 10 años de prisión gracias a la actuación de un juez que reabrió el caso y los acusó de conspiración.

 

j

Viola Liuzzo.

Fuente: www.njdiscover.com

Contenido Relacionado
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame