Sophie Scholl, activista contra el régimen nazi

Sophie Scholl será recordada por su oposición al régimen nazi y las barbaries que estaban llevando a cabo, además de por su activismo antibélico.

En su infancia se vio rodeada de una corriente de pensamiento crítico para con Hitler y todo lo que el nacionalsocialismo proponía; este pensamiento surgía no solo de su entorno familiar, sino del círculo de amistades de sus padres que frecuentaba su casa.

Sophie se fue formando una opinión propia sobre lo que el régimen de Hitler significaba, no solo por las opiniones que escuchaba en su casa, sino por su propia experiencia en la BDM (sección femenina) de las juventudes hitlerianas y el arresto de su padre por emitir opiniones contrarias al líder nazi; además de su paso por el “Servicio Auxiliar de Guerra”, vivencias que le hicieron tomar una postura de oposición al régimen nazi y la guerra, una oposición que se convertiría en resistencia pacífica y un férreo activismo que le acabaría costando la vida.

 

sc

 

Al poco tiempo logró entrar a formar parte de “La Rosa Blanca”, un movimiento de resistencia del que para su sorpresa ya formaba parte también su hermano Hans, y que se dedicaba a repartir panfletos contra Hitler y realizar alguna que otra serie de pintadas también contra éste.

Los panfletos eran lanzados o dejados en determinados lugares con cierta periodicidad, y cada vez subían más el tono de sus críticas, convirtiéndose en un elemento del todo incómodo para el régimen.

No fue hasta el lanzamiento del sexto panfleto cuando fueron capturados (por la denuncia de un empleado de la universidad que les vio cargar con los panfletos), interrogados, torturados y posteriormente juzgados como miembros de “La Rosa Blanca” y bajo la acusación de “alta traición”, por lo que fueron hallados culpables y condenados a muerte.

De esta manera sería como Sophie Scholl, una joven estudiante de biología y filosofía moriría en un intento de luchar por la tolerancia y la justicia a los 21 años de edad, el 22 de febrero de 1943.

“Sus cabezas caerán también” fueron sus últimas palabras.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame