Sexenio Absolutista (1814-1820) II

Pero Fernando VII se va a tropezar con la cruda realidad del país, lo que hará que la restauración de la monarquía absoluta se enfrente a una serie de elementos de difícil solución:

·Inestabilidad del gobierno:

Fernando VII se caracterizó por su falta de rapidez y personalidad a la hora de tomar decisiones, esto hará que la Camarilla del rey (personas de su confianza) y sus opiniones (fundamentadas o no) tengan gran peso (se podría decir que ésta era la que gobernaba realmente).

Será esta camarilla la que nombre y cese ministros a ritmo frenético, con la consiguiente inestabilidad gubernamental.

·Crisis de la Hacienda pública:

Si la situación económica del país antes de la guerra de la independencia era “delicada”, tras la misma, es aún peor.

Además hay que sumarle los procesos emancipadores que se producen en las colonias americanas y que empeorarán aún más esta situación debido a los bloqueos comerciales, el envío de tropas para tratar de sofocar estos movimientos, etc… que no harán más que desangrar las ya muy maltrechas arcas del estado.

·Oposición:

Traducido en rebeliones militares y creación de sociedades secretas (como los masones) que realizarán conspiraciones contra la monarquía.

Este grupo estará formado principalmente por los liberales (ideólogos, gente de amplios conocimientos culturales), los militares (descontentos por la falta o retraso de sus sueldos) y los hombres de negocios (comerciantes e industriales pertenecientes a la burguesía de las ciudades portuarias).

 

gl

General Lacy.

 

Los pronunciamientos militares se sucederán (Mina en septiembre de 1814, Juan Díaz Porlier en septiembre de 1815, la Conspiración del triángulo en febrero de 1816, Lacy en abril de 1817 y la Conspiración de Vidal en 1818), llevados a cabo por militares descontentos y siempre bajo el apoyo de la burguesía urbana y los liberales exiliados, que fracasarán unos tras otros.

Pero el 1 de Enero de 1820, el general Riego subleva a sus tropas que se encontraban en Las Cabezas de San Juan (Sevilla, España) preparadas para embarcar hacia América, a las que da a elegir entre embarcarse “rumbo a una muerte segura” o “dar un día de gloria a la patria”.

 

r

General Riego.

 

Este levantamiento estuvo mal organizado, como todos los sucedidos hasta el momento, fracasando el intento de tomar Cádiz y quedando las tropas en la Isla de León ante la frustrada tentativa de extensión del movimiento revolucionario por el resto de Andalucía.

El apoyo popular es escaso, y no será hasta el 19 de febrero cuando con la sublevación de La Coruña se sucedan insurrecciones militares en otros puntos de la geografía española, que unidas a que las tropas leales a Fernando VII no hacen ningún movimiento en defensa de la monarquía, acabará el 9 de marzo de ese mismo año con el rey siguiendo la “senda constitucional”, evidentemente contra su voluntad, pero evitando el estallido de otra guerra civil.

Comenzará por tanto, la época conocida como Trienio Liberal, que abarcará desde 1820 hasta 1823.

 

 

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame