Sexenio Absolutista (1814-1820) I

Una vez que Napoleón es definitivamente derrotado en Europa, se produce el período conocido como Restauración, en el que todos los monarcas que habían sido derrocados de sus tronos (de manera ilegítima o no), los recuperan, volviéndose a instaurar los regímenes absolutistas en Europa.

En España se espera a Fernando VII con verdadera expectación, pues el pueblo lo ve como el símbolo de la normalidad perdida con la invasión francesa, como el garante de la paz y como el rey legítimo que nunca debió haber perdido el trono (a pesar de lo nefasto de su actitud).

Además de todo esto, el apoyo que recibe por parte del pueblo es debido a que tampoco entendían muy bien todo lo legislado en las Cortes constituyentes de 1812, considerando que dicha legislación era contraria a la tradición española y muy cercana a la tradición francesa (ese pueblo tan odiado en esos momentos).

 

fvii

 

Por tanto, podemos afirmar que políticamente su retorno es deseado por todos (o casi); por los liberales para que aprobase y jurase la Constitución, y por los absolutistas para que anulase la Constitución y disolviese las Cortes.

Será en Marzo de 1814 cuando se produzca el esperado retorno de Fernando VII a España, pero en vez de marchar a Madrid directamente a jurar la Constitución como se le había pedido, marcha a Zaragoza y posteriormente a Valencia.

El monarca hace este movimiento para tratar de “pulsar” los apoyos que podía llegar a tener en caso de derogar la Constitución de 1812, ya que si hubiese ido directamente a Madrid no hubiera tenido margen de maniobra.

El 12 de Abril de 1814 un grupo de 69 diputados de las Cortes, partidarios del Antiguo Régimen, entregaron a Fernando VII el “Manifiesto de los Persas”, un documento en el que justificaban un golpe de estado por parte del propio rey, de manera que se reinstaurase el absolutismo del Antiguo Régimen, además de proponerse reformas políticas y administrativas contrarias a las que se darían con la nueva Constitución.

 

mdlp

 

No será hasta el 4 de Mayo de 1814 cuando Fernando VII se decida a dar un golpe de estado, promulgando el “Decreto de Valencia”, un decreto de restauración del absolutismo, a través del cual derogaba la Constitución y toda su labor legislativa.

Un día después, se dirigirá en marcha triunfal desde Valencia hacia Madrid, con el pueblo mostrando un tremendo entusiasmo al paso de la comitiva real.

El 10 de Mayo de 1814 las Cortes quedan disueltas, España volvía al absolutismo, restableciéndose las instituciones de 1808 (Inquisición, consejos, mayorazgos, señoríos, etc…) y comenzando una época de persecuciones, encarcelamientos y asesinatos de liberales como medida de represión.

¿Te gustó? Pues comparte ;-)
Este sitio usa cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Ninguna cookie será instalada a menos que se desplace exprésamente más de 600px. Leer nuestra Política de Privacidad y Política de Cookies. Las acepto | No quiero aprender cursos gratis. Sácame